Barcelona aprueba la marquesina del Hotel Majestic

stop

La familia Soldevila-Casals realizará unas adecuaciones técnicas en la entrada del establecimiento

La marquesina del hotel este enero (izquierda) y el pasado octubre (derecha) | ED

16 de enero de 2014 (20:21 CET)

La entrada del hotel Majestic, el enclave preferido por Convergencia Democrática de Catalunya (CDC) para sus fiestas electorales, afrontará en breve una nueva reforma. Esta vez, definitiva. El Ayuntamiento de Barcelona ha llegado a un acuerdo con la dirección del establecimiento para que la marquesina que corona la puerta principal del edificio se pueda quedar donde está.

La familia Soldevila-Casals, propietarios del hotel, realizarán las adecuaciones pactadas con los técnicos municipales. Desplazarán un poco la estructura para que se alinee mejor con las puertas y el balcón del primer piso del edificio, según han detallado fuentes del consistorio liderado por Xavier Trias (CiU).

Trabajos antes de Navidad

Los primeros trabajos para que la marquesina consiguiera el visto bueno final municipal tuvieron lugar antes de Navidad. Se retiraron los elementos exteriores que sobresalían, como varios puntos de luz y el cartel con el nombre del hotel. Además, se cambió el color de los elementos metálicos para que fueran más claros y no contrastaran con el resto del edificio.

El inmueble forma parte del catálogo histórico de Barcelona. El diseño inicial no contemplaba ninguna marquesina, se añadió en los años 70 y el pasado verano se decidió renovar por los desperfectos que tenía. Pero la obra se terminó sin los permisos municipales requeridos, cuya burocracia es mayor por la particularidad del edificio. La autorización final se demoró hasta finales de 2013.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad