Celsa evita el concurso con un nuevo crédito de 81 millones

stop

La siderúrgica firma una refinanciación que alcanza los 2.431 millones en el que la banca acreedora se blinda ante una eventual fallida

02 de julio de 2013 (13:37 CET)

El Grupo Celsa, la siderúrgica de la familia Rubiralta, ha homologado los acuerdos de refinanciación pactados hace un mes con un pool de 38 entidades ante el Juzgado de lo Mercantil número 5 de Barcelona, liderado por Daniel Irigoyen. El pacto garantiza la viabilidad de la compañía con la concesión de nuevos créditos por un importe de 81 millones de euros.

En el documento judicial, publicado este lunes en el BOE, el grupo con sede en Castellbisbal (Barcelona) detalla que la operación alcanza los 2.431 millones de euros. Es la primera vez que este procedimiento, que forma parte de la Ley Concursal, se aplica a una refinanciación con esta cuantía.

Créditos

Además del ingreso en tesorería, Celsa consigue dos años de carencia para el contrato jumbo original con los prestamistas, de 1.425 millones de euros.

También prolonga hasta el 7 de junio de 2018, nueva fecha de vencimiento del préstamo, la deuda regulada del grupo que alcanzaba los 925 millones de euros hasta el pasado 5 de junio.

Continuidad

Celsa evita de esta forma declarar el concurso de acreedores. Sin la refinanciación, que se empezó a negociar hace casi un año, la solvencia de la empresa estaba en duda.

El mismo juez reconoce en su escrito que la no refinanciación de los 2.431 millones de euros implicaba poner en peligro la continuidad de la empresa número 22 de España que da empleo a 18.000 personas.

Garantías para los prestamistas

Con la homologación del juzgado de lo mercantil, los firmantes garantizan que si la empresa quiebra, cobrarán buena parte de la nueva inyección de capital. La mitad se contabilizará como créditos contra la masa (los que se contraen durante el período concursal y se abonan en primer momento) y el resto como préstamos prioritarios frente a otros acreedores.

Los Rubiralta también consiguen arrastrar a las entidades que no se sumaron al pacto inicial. Se trata de Natxis, Royal Bank of Scotland, ING, BNP, Ibercaja, Lieberbank, Kutxabank, Grupo Caja 3 y Caja España Inversiones, según el documento judicial. Todas ellas, tienen hasta este domingo para adherirse voluntariamente al pacto.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad