Una imagen de la jornada en la que DIA salió a bolsa, en 2011. DIA

Los gurús que avanzaron la caída de DIA ven otro descalabro

stop

Los analistas de Jefferies, que anticiparon una caída de DIA antes de que anunciara su 'profit warning', recortan un 70% el precio objetivo de su valor

Barcelona, 23 de octubre de 2018 (13:00 CET)

Hace tiempo que nadie confía en DIA. Las diferentes voces autorizadas emiten cada vez peores pronósticos sobre la cadena de supermercados. El último en hacerlo es la firma de inversión Jefferies, entidad que el viernes 13 de octubre, en la sesión previa al descalabro de la firma controlada por el magnate Mikhail Fridman, anticipó una caída en el parqué.

Ahora, la firma de inversión con sede en Nueva York, en línea con las agencias de calificación crediticia, que recientemente rebajaron el rating de DIA al nivel de bono basura -así lo hicieron Moody's y S&P -, y al resto de firmas internacionales, aplica un severo recortes a su anterior valoración.

En concreto, los analistas de Jefferies reducen nada menos que en un 70% su precio objetivo sobre el grupo de distribución, hasta situarlo en 0,70 euros por acción.

El análisis de Jefferies llega en una jornada en la que DIA rebota en el IBEX más del 12%, lo que le lleva a intercambiar sus títulos a 0,75 céntimos.

El primer pronóstico de Jefferies

La valoración de Jefferies no es una más. La firma de inversión neoyorquina anticipó el descalabro de DIA el viernes 13 de octubre, en la jornada previa a que el grupo de distribución viviera una semana negra en la que perdió la mitad de su valor en tres días.

Jefferies, junto a Barclays, anticipó nuevas caídas al observar la debilidad de la firma en las ventas, las dificultades en los márgenes y el impacto negativo de las divisas en los mercados latinoamericanos.

Jefferies, Barclays y JP Morgan emitieron los últimos análisis previos al descalabro de DIA

Dicho y hecho. El lunes siguiente, horas después de que JP Morgan anunciara un informe que iba en la misma línea, la cadena de distribución comunicó un profit warning (rebaja de estimaciones), la salida de su presidenta, Ana María Llopis, y la cancelación de su dividendo para 2019. 

Desde entonces todo han sido malas noticias. A la salida de Llopis le acompañó la suspensión de empleo y sueldo de su director financiero y, de acuerdo a las últimas informaciones, la propia firma estaría revisando el finiquito de su ex consejero delegado, Ricardo Currás, quien abandonó la compañía el 24 de agosto. 

Hemeroteca

DIA IBEX
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad