DIA revisará el finiquito de Curras tras inflar sus cuentas. En la imagen, el exconsejero delegado de DIA, Ricardo Currás.

DIA revisará el finiquito de Currás tras inflar sus resultados

stop

La cadena de supermercados investiga con lupa las cuentas y los pagos realizados al exconsejero delegado por los falsos resultados

David Placer

Economía Digital

DIA revisará el finiquito de Curras tras inflar sus cuentas. En la imagen, el exconsejero delegado de DIA, Ricardo Currás.

23 de octubre de 2018 (04:55 CET)

La cadena de supermercados DIA revisará la liquidación otorgada a Ricardo Currás tras detectar que el ex consejero delegado y su equipo directivo inflaron los resultados de 2017 para simular que la empresa obtendría 20 millones de euros de beneficios más.

La nueva cúpula directiva, al mando del magnate ruso Mihaíl Fridman, ahora revisa las cuentas falsas sobre las cuales Ricardo Currás percibió su liquidación, ha revisado el ebitda de la empresa, que supone el 40% del pago variable al ex consejero delegado Ricardo Currás, cuyo rango salarial era de unos 1,8 millones de euros al año.

La nueva cúpula sospecha que las cuentas de DIA están maquilladas y que posiblemente escondan agujeros negros aún más grandes de los detectados.

La cláusula "malus"

Si se confirman las irregularidades y las malas prácticas, la multinacional española podría aplicar la cláusula “malus”, una medida diseñada para sancionar al equipo directivo en el caso de que se detectasen irregularidades contables para aumentar su salario en bonos variables.

La cláusula “malus” podría ser aplicada a través de los pagos que todavía Currás estaría pendiente de recibir, según han explicado fuentes cercanas a la compañía.

DIA, al igual que otras empresas del sector, se reserva el derecho de pagar una parte del finiquito a sus directivos hasta comprobar que no han cometido irregularidades contables para inflar sus salarios.

Este medio ha contactado a la cadena de supermercados DIA para conocer si, además de estas medidas, podría reclamar judicialmente a Currás por las presuntas irregularidades detectadas.

La multinacional española, que sigue manteniendo su política de comunicación opaca, no ha respondido a ninguna de las preguntas formuladas. La empresa se ha limitado a asegurar que toda la información que tiene sobre el tema ha sido publicada este lunes en un hecho relevante por la Comisión Nacional del Mercado de Valores, CNMV.

El sueldo y las acciones

Las malas prácticas contables del equipo directivo de DIA fueron explicadas por Economía Digital en marzo de 2017 cuando este medio anunció que Currás abandonaría la empresa este año. 

Los proveedores de DIA están habituados a recibir órdenes extrañas en el cierre de cada año. En diciembre, los grandes proveedores habituales de DIA deben retrasar sus cobros a la compañía hasta enero.

“Cada vez que hay cierre de ejercicio, ocurre lo mismo. Se aplazan las facturas para mejorar artificialmente la tesorería y para que la cúpula directiva pueda cobrar más en variables”, explicaron fuentes cercanas a la cadena de supermercados DIA.

Fuentes cercanas a la empresa explican que Currás aún podría tener pendiente de pago algunas acciones de DIA que no fueron canceladas en el momento de su despido, en agosto del año pasado.

La cadena de supermercados DIA tiene una larga lista de demandas y querellas de franquiciados que denuncian a la empresa del IBEX de lucrarse a costa del dinero y las inversiones de las franquicias. Son ellos –aseguran—quienes han sostenido la farsa financiera de una empresa que hace cinco años no tenía deudas y hoy acumula unos mil millones de euros por ese concepto.

¿Dónde ha ido a parar ese dinero? ¿En qué se ha gastado DIA más de mil millones de euros? La nueva cúpula tiene entre sus tareas despejar la incógnita.  

Hemeroteca

DIA Supermercados
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad