EEUU se ofrece a España ante una Europa en horas bajas

stop

Las grandes empresas están instaladas en el mercado norteamericano, que ahora busca también la llegada de pymes españolas

17 de noviembre de 2013 (00:00 CET)

¿Estados Unidos es un buen destino para las empresas españolas? Los inversores lo tienen claro. Consideran que se abre una buena oportunidad, una puerta a América Latina y una salida frente a algunos mercados más castigados. “Con la crisis, más empresas españolas buscan oportunidades fuera, sobre toda ahora que Europa es un destino cuyo crecimiento es más lento”, señala el consejero comercial de la embajada de Estados Unidos (EEUU) en España, Robert Jones.

Pero, todavía, existe cierto miedo a cruzar el charco. “EEUU no es un mercado difícil. No hay muchos aranceles ni obstáculos, pero es complejo por su enorme tamaño y la fuerte competencia existente. La economía estadounidense es la más grande, con un poder adquisitivo superior a cualquier otra”, subraya Jones.

Salir fuera con la crisis 

En esa línea también se pronuncia Jaime Malet, presidente de la Cámara de Comercio de EEUU en España. Malet asegura que en Estados Unidos “hay un mercado, al margen de su globalidad, de 50 millones de hispanos”. Para este ejecutivo, la oportunidad “es enorme para las pequeñas y medianas empresas, para las que busquen internacionalizarse, ahora, justamente, en un momento de crisis”.

Este mercado busca y se interesa por las empresas españolas y, para ello, se ofrecen ventajas con el fin de que se instalen allí. Por ejemplo, se proveen fondos no reembolsables para estudios de efectividad, unos recursos que pueden interesar a las firmas españolas que optan por este mercado.

Hay que recordar que los intercambios comerciales entre ambos países no es algo nuevo. “La bandera española ha ondeado más veces en Florida que la estadounidense”, comenta a modo de anécdota el portavoz de la embajada, Robert Jones, para ejemplarizar este hecho.

Multinacionales, pero también pymes 

Entre los sectores que más interesan, ahora, en Estados Unidos, son la energía renovable, las infraestructuras, telecomunicaciones y banca. Y el interés recae, además de en las grandes multinacionales, en las pequeñas y medianas empresas. “Las empresas como Iberdrola, FCC, OHL o Acciona ya están aquí y siguen aumentando su actividad, pero ahora llegan también las que tienen un tamaño menor”, matiza Jones.

Para impulsar la entrada de firmas de cualquier sector, el acuerdo comercial entre EEUU y la Unión Europea que se está negociando dibujará un escenario favorable. Con él, se eliminan ciertos obstáculos, fomentando una mayor actividad y crecimiento. Pero, ¿por qué ha tardado tanto en llegar? “Es difícil conseguir un acuerdo y el momento más oportuno es cuando hay crisis porque existe una mayor necesidad de cambio y una mayor aceptación”, argumenta Jones.

Sea como fuere, importantes sectores españoles se verán beneficiados, entre ellos el del automóvil, tan castigado por la recesión económica. De momento, con las empresas ya instaladas en EEUU se ha llegado a una inversión conjunta que asciende a 52.000 millones de dólares, lo que demuestra no sólo el interés de los americanos en los españoles, sino también en el sentido inverso.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad