Las VTC repuntan en Barcelona pese al veto de Colau. En la imagen, varios centenares de vehículos VTC de Uber y Cabify en la Avenida Diagonal, en Barcelona. Foto: EFE/MP

Uber y Cabify abandonan Barcelona

stop

El conseller de Territori traslada a Unauto las nuevas condiciones para regular la actividad de los vehículos VTC

Cristian Reche

Economía Digital

Las VTC repuntan en Barcelona pese al veto de Colau. En la imagen, varios centenares de vehículos VTC de Uber y Cabify en la Avenida Diagonal, en Barcelona. Foto: EFE/MP

Barcelona, 22 de enero de 2019 (20:48 CET)

La Generalitat cede al taxi y rompe el modelo de trabajo de Uber y Cabify. La última propuesta del gobierno catalán es que el uso de estas plataformas de movilidad tengan que reservarse con una hora de antelación. 

La propuesta ha sido trasladada a Unauto, la patronal de las VTC — las licencias que utilizan los vehículos de Uber y Cabify —, y a los taxistas, a quienes ha pedido que pongan fin a la huelga indefinida, que está en marcha desde el pasado viernes

El gobierno regional toma esta medida pensando que es proporcional, es decir, que bloquea cualquier reclamación patrimonial por parte de las multinacionales. El conseller de Territori, Damià Calvet, en una clara alusión a este peligro, aseguró en la mañana de este martes que la normativa que vería la luz lo haría solo bajo dos claros parámetros: la robustez jurídica y proporcionalidad.

Salida inmediata de Uber y Cabify

Para la patronal Unauto, las nuevas reglas de juego suponen la salida inmediata de Uber y Cabify de Barcelona. Durante la semana pasada ya recordaron que establecer un tiempo de contratación, por mínimo que sea, bloquea su modelo de trabajo. 

Así lo ha expresado Marta Planas, directora global de regulación de Cabify: "La nueva postura de la Generalitat supone ceder al chantaje del taxi y el cierre de las empresas que gestionan estas licencias", ha afirmado en un breve encuentro con los medios de comunicación a la salida de la reunión. No obstante, desde Cabify han trasladado que la postura no es firme. La plataforma "no ha adoptado ni ha hecho pública ninguna decisión sobre el posible abandono de Barcelona", explican.

El nuevo planteamiento de la Generalitat supone pasar a aumentar hasta a una hora el tiempo de antelación con el que se deberían solicitar los servicios de Uber y Cabify, en lugar de los 15 minutos que contemplaban en la primera versión del decreto.

El desenlace llegará en los tribunales. Desde Unauto han anunciado en un comunicado urgente que estudiarán todas las medidas legales "para luchar contra esta regulación injusta". La patronal de las VTC cree que esta decisión se ha tomado "bajo coacciones inaceptables en un Estado de derecho".

Cataluña, zona cero de la guerra del taxi

Cataluña ha jugado nuevamente un papel muy relevante en el conflicto entre el taxi y la VTC. La región es la segunda de España con más número de autorizaciones de este tipo. Los datos del Ministerio de Fomento, referidos a diciembre, apuntan que en la región hay 2.398 autorizaciones VTC, por delante de Andalucía (1.857) y por detrás de Madrid (6.376). Los tres puntos suman más del 80% de licencias VTC disponibles en toda España. 

En Cataluña, concretamente en la ciudad de Barcelona, operan famosas empresas VTC, como Vector Ronda Teleport —tiene aproximadamente 250 VTC—, ligada al empresario Rosauro Varo (ex Pepephone) y cuyo principal cliente es Cabify, así como otras que trabajan con la estadounidense Uber.

Cataluña es la segunda región de España con más licencias VTC

Cabify abandonaría Cataluña después de dos años de actividad. La compañía, que hace una semana celebrara su segundo aniversario en Barcelona, dejará de atender a cerca de un millón de usuarios. Presta servicio en otras siete ciudades de la región, además de la capital: L’Hospitalet, Badalona, Cornellà, El Prat, Castelldefels, Viladecans y Gavà.

Uber, que ya ha amagado esta mañana con cesar su actividad, saldría de la región por segunda vez. Regresó en marzo del pasado año, después de haber operado por primera vez con el servicio UberPop, que fue impugnado por Bruselas en 2015. Lo hizo de la mano de de ALSA, conocida empresa de transporte por carretera de origen asturiano y propietaria de las licencias VTC con las que Uber opera en la capital catalana.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad