El consejero delegado de IAG, Willie Walsh (c), el presidente de Iberia Luis Gallego (d) y el presidente de Vueling, Javier Sánchez-Prieto (i).  EFE/Quique García

IAG se escuda en el AVE para sortear a Competencia

stop

Iberia prepara su argumentario para sortear las previsibles limitaciones que las autoridades pondrán a la adquisición de Air Europa

Economía Digital

El consejero delegado de IAG, Willie Walsh (c), el presidente de Iberia Luis Gallego (d) y el presidente de Vueling, Javier Sánchez-Prieto (i). EFE/Quique García

Barcelona, 10 de noviembre de 2019 (04:55 CET)

International Airlines Group (IAG) llegó a un acuerdo para la adquisición de Air Europa por 1.000 millones de euros. La compra, que se cerrará en el segundo semestre de 2020, elevará el tráfico del grupo  británico –matriz de IberiaVueling British Airways— en un 10% pero pondrá en un brete a Aena. El gestor español pasará a ver como cuatro de cada diez pasajeros de sus aeropuertos embarcan en un vuelo operado por el mismo conglomerado.

Según informa la empresa presidida por Maurici Lucena, IAG movió el 27,8% de los viajeros de su red de aeropuertos españoles durante el año 2018. Mientras, Air Europa fue responsable de llevar a su destino al 11,2% de los pasajeros que pasaron por los aeródromos operados por la compañía controlada al 51% por el Ministerio de Fomento.

Así, la nueva IAG controlará el 40% del tráfico de Aena. La cifra se dispara hasta el 72% si solamente se tienen en cuenta los vuelos nacionales, pues la competencia de compañías foráneas es menor –solo Ryanair Norwegian operan este tipo de rutas--. Dentro del porcentaje se incluyen las operaciones de Air Nostrum (8,4%), con la que IAG tiene un acuerdo comercial.

Aena: si IAG redujece su operativa "no podemos asegurar que seremos capaces de reemplazar la caída de ingresos"

El incremento puede encender las alarmas de la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC), pero el gestor aeroportuario ya estaba alerta sobre la posición dominante del dueño de Iberia y Vueling. En una emisión de pagarés registrada la pasada semana, la compañía admitía la dependencia del conglomerado aéreo: “Cualquier reducción en su operación afectará al negocio del grupo”.

La cotizada española se sinceró con los inversores: “Si alguna de estas aerolíneas redujera su operativa en la red de Aena no se puede asegurar que seríamos capaces de reemplazar la caída de ingresos con otras compañías aéreas”.

La dependencia de IAG será especialmente fuerte en Madrid y Barcelona

La dependencia es especialmente relevante en las dos principales plazas: Madrid-Barajas y Barcelona-El Prat, que generan el 21,9% y el 19% del tráfico de la red, respectivamente.

La capital española será la principal afectada de la adquisición, pues la posición del grupo resultante controlará alrededor del 60% del tráfico. Al 40% que gestionaba IAG –especialmente a través de Iberia— se debe sumar el 20% que sumaba Air Europa.

De hecho, potenciar la instalación madrileña es uno de los principales objetivos de la unión. En el anuncio de la operación, el conglomerado británico justificó la compra con la intención de crear un auténtico hub en Madrid “transformándolo en un verdadero rival para los cuatro grandes focos de tráfico aéreo en Europa: ÁmsterdamFrankfurt, Londres-Heathrow y París-Charles De Gaulle”.

Menor será la afectación en El Prat.  Air Europa se replegó de forma progresiva en Cataluña durante los últimos años hasta mantener solo algunas rutas hacia el archipiélago balear y unos pocos vuelos a Madrid, donde los pasajeros acostumbraban a tomar un segundo vuelo a América Latina.

En la instalación catalana, la empresa resultante sumará un 2% de pasajeros al 43,2% que ya movió IAG a lo largo de 2018. La práctica totalidad de ellos –salvo algunos viajeros del puente aéreo y la operativa de Level— llevaron el sello de Vueling.

Hemeroteca

CNMC Iberia
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad