Trabajadores de la fábrica Nissan en la Zona Franca de Barcelona en una protesta frente al consulado japonés. EFE/Andreu Dalmau

La crisis de Nissan golpea a Acciona, Gestamp y otros proveedores

stop

El cierre de Nissan BCN no sólo afectaría a los trabajadores de la compañía japonesa. Pues casi 1.500 personas trabajan para la empresa de forma indirecta

Carles Huguet

Economía Digital

Trabajadores de la fábrica Nissan en la Zona Franca de Barcelona en una protesta frente al consulado japonés. EFE/Andreu Dalmau

Barcelona, 17 de febrero de 2020 (04:55 CET)

Mientras los trabajadores de la fábrica de Barcelona de Nissan piden respuestas en el comité europeo celebrado esta semana en Londres, casi 1.500 personas miran con temor como el posible cierre de la planta catalana puede dejarlos de un plumazo sin empleo. Empresas del IBEX como Acciona, Gestamp y clásicos del sector de la automoción como Calsonic, Faurecia y Valeo se juegan parte de su actividad al surtir de servicios a la instalación del fabricante japonés.

Según explican fuentes internas de la fábrica de la Zona Franca, la principal afectada sería Acciona. La empresa tiene a 523 personas que prestan servicios en el interior del recinto. Son la principal partida de trabajadores externos frente al alrededor de 2.500 personas que ocupan el centro bajo un contrato firmado con la propia Nissan. El segundo proveedor en importancia dentro de las instalaciones es Calsonic, que se encarga de los tubos de escape y el frontal, con alrededor de 150 implicados.

No llegan al medio centenar de trabajadores destinados a la fábrica compañías como Tachi-S, dedicada a ensamblar estructuras de asientos; Magna, también centrada en las butacas; Snop; Howa Tramico, que colabora con los revestimientos y los techos; y MMM, centrada en tubos de escape y frenos.

La fábrica de bastidores de Nissan también queda en entredicho con el adiós de la Mercedes X

Sin embargo, la lista de afectados no se limita a las organizaciones que prestan servicios directamente en el interior de la instalación barcelonesa. El resto de los proveedores del fabricante nipón también se verán afectados, aunque aquí la factura ya se difumina más. Afectados: Faurecia –el protagonista del incendio que paralizó la fábrica de Seat el pasado noviembre--, la cotizada Gestamp, Valeo, Sumitomo, Hutchinson o Flexngate. La factura total se queda a pocos empleados de los 1.500, contabilizan las mismas voces.

Pero la atonía en la producción ya se deja notar de forma directa. Ante la caída de la producción provocada por el adiós de la pick up Mercedes X y la caída de los volúmenes de la furgoneta eNV200, fuentes de la plantilla explican que ya se comienza a analizar recortes de plantilla.

El golpe ya afecta por ejemplo a otra de las fábricas que la propia Nissan tiene en Barcelona. Centrada en la elaboración de bastidores, el fin de la pick up de Mercedes en mayo puede generar un excedente de empleados en el centro, pues buena parte de la actividad se marchará de la mano del vehículo alemán.

Nissan decidirá sobre Barcelona antes de verano

La incertidumbre reina ahora en Barcelona. De hecho, los sindicatos asumen que ni el propio Genís Alonso, director general de Nissan Motor Ibérica, conoce el porvenir de la instalación. Lo único seguro es que la instalación no es sostenible funcionando por debajo del 30% de su capacidad. “La fábrica ya no es rentable y tendrá un excedente de personal a partir de mayo”, dijo el presidente de Nissan Europa, Gianluca de Ficchy, a la plantilla hace semanas.

Fue antes de comunicar que a partir de Semana Santa la producción de la furgoneta eléctrica eNV200 se recortará en un 40% desde las 102 unidades hasta los 60 vehículos diarios. Fuentes internas explican a Economía Digital que el ajuste se produce por un exceso de stock acumulado en los últimos meses, en los que se han producido varios incrementos de producción. La rebaja implicará el cierre de varios turnos de producción, aunque las mismas voces aseguran que la dirección “mantendrá el número de persona” y no se acometerán despidos ni salidas.

Sin embargo, Nissan sí mandará a casa durante siete días a la parte de la plantilla que trabaja en el montaje de las pick up para Mercedes, Renault y de marca propia. No serán necesarias medidas traumáticas, pues utilizará las posibilidades de flexibilidad reguladas en el convenio colectivo.

"Están dejando morir la instalación lentamente", lamentaban los sindicatos en una rueda de prensa convocada la semana pasada para protestar por las bajas producciones. Antes de recibir la nueva estocada, la plantilla ya temía por el futuro de la eNV200. El año pasado Barcelona ya perdió la NV200 de combustión, que se fabrica ahora en la planta francesa de Maubeuge utilizando la misma plataforma que la Renault Kangoo. Ahora Renault trabaja para lanzar al mercado una versión eléctrica del modelo, por lo que se especula que también emigre hacia el otro lado de los Pirineos.

El recorte de la elaboración de furgonetas llegó solo una semana después de que De Ficchy comunicara que en mayo la planta dirá adiós a uno de los modelos que más volumen representaba en su operativa diaria: la pick up Mercedes X que ensamblaba para la compañía alemana. Ambos ajustes dejan en una quimera igualar las 60.000 unidades que la cúpula europea del fabricante japonés fijó como suelo para la instalación catalana y con un volumen de producción que rondará el 20%.

Hemeroteca

Nissan
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad