La plantilla de Unipost amenaza con dejar sin 'regalos' a los clientes en Reyes

stop

TENSIÓN EN LA COMPAÑÍA POSTAL POR LAS NÓMINAS E IMPAGOS

Algunos trabajadores de Unipost

Barcelona, 18 de diciembre de 2014 (20:39 CET)

"La plantilla está al límite. Hay trabajadores que van a comedores sociales". Con estas duras palabras explican fuentes de CCOO en Unipost --controlada por la familia Raventós y el grupo Deutsche Post-- la situación, tan delicada, en la que se encuentran algunos trabajadores. No pueden más. "Se cobra tarde y mal", explican. Por ello, el sindicato amenaza con una huelga los días previos a Reyes.

En concreto, plantean realizar paros el 29 y 30 de diciembre, así como el 2, 5 y 7 de enero. "Una huelga en estas fechas perjudica, y mucho, a la empresa y a los clientes", detalla CCOO.

Retrasos y sin extra

Y no es el único. UGT no descarta, tampoco, optar por esta vía si no se llega a un acuerdo con la compañía. A pesar de que han entrado nuevos y potentes clientes --entre ellos la Administración catalana con motivo del 9N--, la dirección castiga a la plantilla con retrasos en el pago de la nómina, y con la posibilidad de no cobrar la paga extra de Navidad.

"Nos han comunicado que a lo largo del día algunos compañeros han cobrado parte del suelo de noviembre, cuando se debería haber recibido entre el 3 y el 5 de diciembre. No descartamos hacer huelga, pero todo dependerá de la reunión de este viernes", matizan fuentes de UGT.

Contratos millonarios

Este 19 de diciembre, los representantes sindicales y la dirección se sentarán para analizar la situación. La compañía ha subrayando durante meses que no atraviesa por su mejor momento financiero. Sin embargo, los trabajadores insisten en que entra dinero en la caja gracias a los nuevos contratos. Y no son, precisamente, cantidades reducidas. "Los contratos de las administraciones y las empresas privadas calculamos que ascienden a 53 millones de euros desde agosto", señala CCOO.

La plantilla de Unipost está sujeta a un expediente laboral de carácter temporal (ERTE), de manera que determinados días del mes no se trabaja en función de las necesidades de la compañía. Todo ello después de que la Audiencia Nacional declarara nulo el ERE que pretendía aplicar la dirección de Unipost porque, a su parecer, hay un excedente de plantilla.

Operaciones sin concluir

Además, estaba previsto que los socios --los Raventós y Deutsche Post son los principales--, realizaran una ampliación de capital de seis millones de euros, así como una refinanciación bancaria para sobrevivir y seguir adelante con la actividad. "No nos consta que se hayan realizado ambas operaciones. Tenemos entendido que se ha ampliado capital pero en, aproximadamente, tres millones", añade UGT.

A la espera de acercar posturas con la compañía, el sindicato se muestra positivo y espera que 2015 sea distinto. "El año que viene parece ser que la situación va a mejorar porque están entrando importantes clientes con una facturación importante", explican los mismos interlocutores.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad