Almirall

Los beneficios de Almirall se hunden el 70% por la ausencia de extraordinarios

stop

La farmacéutica de los Gallardo gana 131,8 millones y factura 769 millones en 2015, menos que en 2014, cuando la compañía vendió su negocio respiratorio a AstraZeneca

Barcelona, 22 de febrero de 2016 (09:21 CET)

El pasado 2015 fue un año de compras para Almirall. La farmacéutica de los Gallardo ha comprado competidores como Poli Group o Thermigen. En cambio, 2014 había sido año de ventas, con el traspaso del negocio respiratorio a AstraZeneca. Este cambio de estrategia hundió los beneficios de la compañía en 2015.

La farmacéutica que preside Jorge Gallardo cerró el último ejercicio con un beneficio neto de 131,8 millones de euros, el 70,6% menos que en el año anterior. Los ingresos totales cayeron el 45,4%, hasta los 769 millones de euros, según los resultados remitidos por Almirall a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).  

El efecto AstraZeneca

Estos descensos se produjeron porque en 2014 las cuentas de Almirall reflejaron los ingresos extraordinarios de la operación con AstraZeneca. Si se excluye el impacto de dicha transacción, los ingresos totales de la farmacéutica con sede en Barcelona crecieron un ligero 0,9%.

La empresa también ofrece un resultado neto normalizado, excluyendo diversas operaciones, y que arroja 82,5 millones de euros de beneficio en 2015, el 90% más que en 2014. El Ebitda fue de 205,7 millones de euros, el 26% con datos comparables.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad