Los críticos con la gestión de Carulla en el Palau de la Música la llevan de nuevo ante Fiscalía

stop

La candidatura de Pablo Duran señala las “grandes diferencias” entre la información económica que la junta ofrece a los socios de la institución y las cuentas registradas en la Generalitat

Mariona Carulla y Pau Duran | EFE

21 de julio de 2014 (14:17 CET)

Mariona Carulla lidia con una nueva querella presentada en la Fiscalía que pone en duda la pulcritud de la gestión de una junta en la que está involucrada. La primera causa incumbió a su familia (y fue zanjada con el reconocimiento del delito y el pago de una multa por parte de uno de los hermanos), la segunda, a su principal actividad actual: llevar las riendas del Palau de la Música.

Los críticos con su liderazgo en la institución han presentado una querella ante la Fiscalía provincial y una solicitud ante el protectorado de fundaciones catalán, que depende de la Generaliat, en la que acusa a la directiva encabezada por Carulla de ocultar información a los miembros de la Associació Orfeó Català. La demanda está firmada por 20 socios de la entidad y señala las “grandes diferencias” entre los documentos económicos que la junta entrega en las asambleas y los que registra en la administración pública.

Acusación de administración desleal

El objetivo de las demandas es que se inicie un proceso de investigación sobre las decisiones que se toman en el máximo órgano directivo del Palau. Afirman que hay indicios suficientes para convenir que ha cometido un delito de administración desleal al suscribir el denominado Contrato Tribanda. El pacto en el que “cedió de forma gratuita todos los bienes, patrimonio, actividad social y programación cultural a la Fundación del Orfeó Català”, afirman los críticos en un comunicado.

Es decir, que ha dejado sin poder real a los socios para tomar decisiones sobre el devenir de la entidad a favor de un órgano de gestión con 11 miembros. Un proceder parecido al que tenía el predecesor de Carulla en el cargo, el saqueador confeso de la institución Félix Millet.

La principal baza de la última directiva es que los socios del Orfeó Català dieron luz verde al Contrato Tribanda. Duran recuerda que sólo obtuvo un centenar de votos y que el verdadero objetivo del mismo no fue explicitado a la asamblea.

Sin memoria oficial de 2013

“En las cuentas del ejercicio 2012 de la Fundació se observa una diferencia de más de 1,2 millones de euros entre el excedente operativo de 288.000 euros de los que se informó a los socios en asamblea y un resultado de 1,4 millones en las cuentas inscritas en la registro de la Generalitat”, indican los críticos en un comunicado. Añaden que la memoria publicada a principio de junio sobre el cierre del ejercicio 2013 arroja unas pérdidas de 171.000 euros. No pueden contrastar la cifra, ya que las cuentas aún no han sido confirmadas ante la entidad encargada de fiscalizar las fundaciones en Catalunya.

Los firmantes de la querella tachan de maniobra electoral esta dilación, ya que sólo faltan cinco días para que cumpla el plazo máximo para dar el paso. La junta encabezada por Carulla se presenta este jueves a la reelección. Sus adversarios son este grupo de críticos, encabezados por Pablo Duran.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad