Juan Miguel Villar Mir abraza a su hijo tras anunciar que le da el relevo en la presidencia de OHL

Los inversores dan la espalda a OHL

stop

Tras un breve respiro, con cotizaciones planas, continúa la riada de ventas de títulos de la constructora

Madrid, 05 de agosto de 2016 (11:49 CET)

No hay tregua para OHL, el grupo de constructor y de servicios controlado por la familia Villar Mir. El respiro de ayer jueves, con un cierre plano en bolsa del 0,05%, fue un mero espejismo.

A la apertura del mercado hoy viernes, los inversores han vuelto a vender acciones de la constructora a mansalva, llegando a cotizar la acción a 1,75 euros. No obstante, poco a poco, el desplome se atenuaba y algunas compras han vuelto a llevar la acción a los 2 euros.

Dudas sobre Tyrus

Las ventas iniciales se producían tras el comunicado remitido por la empresa a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), en el que salía al paso de las informaciones publicadas sobre la posibilidad de que detrás de todas estas ventas estuviera el fondo Tyrus, el segundo mayor accionista de OHL con el 8,37% del capital desde el pasado mes de octubre.

"Grupo Villar Mir confirma, tras haber recibido a su vez confirmación de Tyrus, que dicho contrato se está cumpliendo de acuerdo a sus términos y que, a fecha de hoy, la intención de las partes es continuar con el cumplimiento del mismo hasta su vencimiento en mayo de 2017 sin que de ninguna de ellas tenga reclamación alguna al respecto ni voluntad de resolver el contrato anticipadamente", indicaba OHL en el hecho relevante remitido a la CNMV.

La acción, de 15 a 2 euros en un año

La empresa, que en junio dejó de formar parte del Ibex 35, acumula una fuerte depreciación este año. Hace un año sus acciones valían casi 15 euros, ahora bajan de 2.

Aunque desde la semana pasada los retrocesos han sido constantes, motivados por unos resultados semestrales de apenas 3 millones de beneficios, el detonante del desplome se produjo el pasado miércoles tras rebajar la agencia Moody´s un escalón más, dentro del bono basura, tanto la solvencia de sus bonos corporativos como su deuda sin recurso.

En esa jornada, OHL perdió un 24% que, sumado al retroceso del 26% registrado en las cuatro sesiones anteriores, dejaba la caída en el 50,57%.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad