Los mecánicos 'piratas' estafan 230 millones al año

stop

Las asociaciones profesionales sostienen que los talleres clandestinos ya suponen el 20% del total

Seat triunfa en el extranjero

28 de agosto de 2014 (13:15 CET)

Los talleres de coches ilegales se han convertido en un agujero negro para las arcas públicas. Las asociaciones profesionales del sector han analizado la cifra de negocio sumergida, la evasión de impuestos y el crecimiento del mercado para llegar a una conclusión: Hacienda ingresa 230 millones menos al año por los trabajos clandestinos o en negro.

Estos centros ilegales no sólo eluden el pago del IVA, que no cobran al cliente, sino también las cargas impositivas propias de su actividad, como son los tributos a sociedades e IRPF. Según la asociación nacional de vendedores de vehículos a motor, reparación y recambios (Ganvam) y la Asociación Española de Fabricantes de Automóviles y Camiones (Anfac), los talleres clandestinos ya alcanzan los 10.000 negocios y suponen el 20% del total del mercado.

Fraude laboral

Pero el fraude no se limita únicamente a los impuestos que dejan de pagar al fisco o al IVA que descuentan a sus clientes. También incurren en un fraude laboral. Cada taller ilegal cuenta con una media de 1,5 empleados que, en su conjunto, generan unas pérdidas a la Seguridad Social de 112,5 millones.

Todos estos factores engrosan la economía sumergida y lastran el mercado de la automoción española, que poco a poco vuelve a rugir como hacía años que no pasaba. El sector se recupera de la caída de matriculaciones mientras aprovecha el tirón de los planes Pive del Gobierno para rejuvenecer un parque automovilístico en el que cerca del 50% de los vehículos supera los 11 años de antigüedad.

Recuperación en julio

El mercado español de turismos y vehículos todoterreno ha cerrado julio con un crecimiento en las matriculaciones del 10,9%, al registrar 83.223 unidades, frente a las 75.027 anotadas el mismo mes de 2013.

Pero las consecuencias de la competencia desleal de estos centros piratas también son latentes en la postventa. Según Ganvam, en los últimos seis años se han generado pérdidas de hasta 3.500 millones de euros.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad