Los trabajadores de Roura Cevasa amenazan a 'Floro' con una huelga indefinida

stop

La plantilla exige un ERE de extinción por el traslado de la factoría a Madrid

22 de julio de 2013 (18:45 CET)

Florentino Pérez ya tiene sobre la mesa la convocatoria de huelga indefinida en una de las filiales históricas de ACS, Roura Cevasa (antigua Rótulos Roura). La conflictividad laboral en la planta catalana ha llegado al punto en el que la Generalitat intentará mediar entre empresa y trabajadores para que acuerden las condiciones del traslado de la factoría situada en el barrio del Bon Pastor (Barcelona) a Madrid.

La plantilla ha acordado parar la producción este miércoles y jueves. Detalla a Economía Digital que, al no incluir una fecha de finalización en el registro, pueden prolongar los actos de protesta de forma indefinida. También han pactado continuar con la huelga indefinida en septiembre, tras el paro vacacional. “Todo, supeditado a la reunión de este martes en la delegación de Treball del Govern”, afirma el delegado de CCOO en la compañía, Fernando Téllez.

Movilidad geográfica

Desde el 4 de julio pasado ambas partes intentan acercar posiciones sobre las condiciones de cierre de la factoría. Finalizaron el periodo de consultas sin llegar a un acuerdo, ya que el punto de partida estaba muy alejado, afirman los implicados.

La dirección de Roura Cevasa planteaba la clausura de la planta catalana como movilidad laboral, ya que proponía una plaza en el centro de Madrid a los trabajadores que aceptaran el traslado. A quienes rechazaran moverse hasta la capital, la filial de ACS ofrecía una indemnización de 12 días por año trabajado con un tope de 12 meses. “Se quería ahorrar mucho dinero”, añade el representante sindical.

ERE de extinción

La plantilla exigía un Expediente de Regulación de Empleo (ERE) de extinción, ya que las condiciones de salida eren mucho mejores. La última propuesta sobre la mesa de la dirección del centro es de 28 días por año trabajado con un máximo de 16 mensualidades. El comité de empresa asegura que, con los balances de la compañía en la mano, se puede mejorar esta compensación.

En contrapartida, los sindicalistas ofrecen un máximo de 75.000 euros por empleado. Cabe tener en cuenta que la mayor parte de los trabajadores de Roura Cevasa tiene una antigüedad en la empresa que oscila entre los 20 y los 30 años, por lo que las indemnizaciones serán caras, reconocen los propios empleados. Asimismo, reclaman un plan de prejubilaciones para los afectados que están más cerca de terminar su vida laboral.

Si no acercan posiciones este martes en Treball, la plantilla proseguirá con la conflictividad en el centro.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad