l presidente de Naturgy, Francisco Reynés, durante la presentación de los resultados de 2018. EFE/Emilio Naranjo
stop

Naturgy cerró 2018 con pérdidas de 2.822 millones pero prevé ganar 1.400 millones en 2019, con un crecimiento del ebitda del 15%

Xavier Alegret

Economía Digital

l presidente de Naturgy, Francisco Reynés, durante la presentación de los resultados de 2018. EFE/Emilio Naranjo

Madrid, 05 de marzo de 2019 (11:58 CET)

Francisco Reynés se enfrenta este martes por segunda vez a los accionistas de Naturgy y, a diferencia de en su primer encuentro, esta vez no les hablará de pérdidas. Tras unos números rojos de 2.822 millones en 2018 por la desvalorización de activos, prevé poner rumbo a los objetivos del plan estratégico con crecimiento de doble dígito y de nuevo números verdes.

La energética de origen catalán prevé ganar 1.400 millones de euros en 2019, cifra superior a los 1.360 millones de 2017, y obtener un ebitda de 4.600 millones, el 15% más, después de un año de transición y muchos cambios.

Reynés llegó a Gas Natural Fenosa en febrero de 2018 y en poco más de un año, le ha cambiado el nombre, la ha sumido en unos números rojos que no han afectado a la acción, ha hecho un nuevo plan estratégico que se basa en desinvertir antes que invertir y en remunerar al accionista, ha reducido el consejo y ha cambiado la cúpula. Además, se ha ido uno de sus accionistas de referencia, Repsol, y ha entrado otro fondo, CVC.

Naturgy invertirá 2.000 millones en 2019, menos que el año pasado, y se centrará en el crecimiento orgánico y las renovables

Tras ese año, las perspectivas ahora son positivas. “Esperamos un buen ejercicio 2019, que cumpla las bases del plan”, dijo el presidente ejecutivo de Naturgy. Reynés ya avisó en junio de 2018, cuando presento el plan estratégico 2018-2022, que la compañía se centraría en la remuneración al accionista. En cuanto a negocio, la línea es desinvertir de los negocios y activos no estratégicos y centrar las inversiones en el crecimiento orgánico.

En este sentido, prevé invertir 2.000 millones de euros en 2019, algo menos que el año pasado. De estos, 1.300 millones serán para crecimiento orgánico y el resto para mantenimiento. Reynés ha citado especialmente Latinoamérica —Chile, Argentina, Brasil, Panamá y México— y Asia —China e India— como mercados con potencial de crecimiento, aunque España se llevará más de la mitad de inversiones, contando también mantenimiento. También dijo que se las renovables se llevarán buena parte de la inversión. Aunque no concretó, se situarán sobre los 1.000 millones.

Naturgy cerrará 2019, según sus previsiones, con una deuda neta de 15.200 millones de euros, el 11,2% más que en 2018. La subida del pasivo es consecuencia en su mayoría del cambio de normativa contable a la nueva norma IFRS16, que obliga a las compañías a contar como deuda algunos activos. No obstante, como también eleva el ebitda, el balance para la energética será que la ratio deuda/ebitda caerá ligeramente, a 3,3 veces.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad