Campus Tecnológico Palmas Altas de Abengoa, en Sevilla

New Abengoa teme que los 1.655 millones que necesita se queden cortos

stop

La ingeniería sevillana reconoce que los costes de salida de algunos proyectos pueden ser superiores a los previstos en el plan de viabilidad, convertido en un mero esbozo que deberán concretar los acreedores

Madrid, 17 de febrero de 2016 (09:10 CET)

Con nocturnidad, al filo de la medianoche, remitía Abengoa a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) el plan de viabilidad elaborado por la consultora Álvarez & Marsal.

Un pdf en inglés de 20 páginas. Una dedicada a Old Abengoa, para señalar que su ebitda, hasta septiembre era de 891 millones, diez veces inferior a los 8.904 millones de euros de deuda, 5.828 millones de apalancamiento corporativo y 3.076 ligados a proyectos. Y las restantes 19 para dar cuenta de las previsiones de la New Abengoa, que tendría un valor, después de ser saneada, de 5.400 millones de euros.

Previsiones que, como se preveía, la propia empresa deja caer que tendrán que modificarse para finalizar el plan de viabilidad incluyendo los componentes necesarios de la reestructuración financiera.

Avales adicionales por 525 millones entre 2016 y 2017

En principio, la nueva compañía cuenta con obtener 473 millones de euros por la venta de activos entre 2016 y 2017 y reducir los costes operativos, de los actuales 450 millones a 246 millones en 2018.Y que, en cuanto a la liquidez, necesitará, al menos 826 millones en 2016, 304 en 2017 y garantías adicionales de otros 525 millones en los dos próximos años. Total, 1.655 millones.

Cantidad que pudieran ser más si, como teme la empresa sevillana, los costes de salida de algunos proyectos pueden ser superiores a los previstos por la compañía. También existe el riesgo de que la falta de financiación provoque retrasos en la construcción con potenciales sobrecostes, y no se descarta la ejecución de algunas de las garantías otorgadas.

Preconcurso e interés de los inversores

Asimismo, la multinacional sevillana muestra su preocupación ante la posibilidad de que no alcance un acuerdo con los acreedores antes de que el próximo 28 de marzo venza el plazo del preconcurso de acreedores.

Un hecho que podría reducir el interés de algunos inversores para hacerse con ciertos activos no estratégicos de la compañía y provocar que no se pudieran alcanzar los objetivos previstos de desinversiones.

Después de analizar más de 200 proyectos, Abengoa prevé generar 1.000 millones de caja entre 2017 a 2020, con un modelo en el que los proyectos concesionales tendrán una estructura del 70% en deuda y el 30% a través de capital. El grupo pondría un tercio y otros socios los dos tercios restantes.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad