Un operario comprueba un logotipo en una planta del fabricante alemán Porsche en Stuttgart (Alemania) registrada este miércoles por la Fiscalía. EFE
stop

La marca de coches de lujo no "sataniza" el diésel, pero ahora se enfocará sólo en los motores de gasolina, eléctricos e híbridos

Economía Digital

Un operario comprueba un logotipo en una planta del fabricante alemán Porsche en Stuttgart (Alemania) registrada este miércoles por la Fiscalía. EFE

Barcelona, 23 de septiembre de 2018 (19:41 CET)

Cinco meses después de que la policía y la fiscalía alemana registraran diez edificios de Porsche como parte de la investigación del escándalo de las emisiones de su matriz Volkswagen, el fabricante de coches de alta gama dice que dejará de producir vehículos diésel. La empresa se enfocará ahora sólo en motores de gasolina, eléctricos e híbridos.

El consejero delegado de la compañía alemana, Oliver Blume, afirma que Porsche no está "satanizando el diésel" porque "es y seguirá siendo una tecnología de propulsión importante". Pero, añade, "como un fabricante de automóviles deportivos para el que el diésel siempre ha desempeñado un papel secundario, hemos llegado a la conclusión de que nos gustaría que nuestro futuro sea libre de diésel".

Blume, que insiste en que "los motores de gasolina son muy adecuados para la conducción deportiva", admite que la crisis del diésel "nos ha causado muchos problemas" y "la imagen de Porsche ha sufrido", según la BBC. La empresa fabricó su primer coche diésel hace una década, pero en lugar de producir los motores los compraba a Audi.

Porsche y las consecuencias del 'diéselgate' de Volkswagen

La matriz de Porsche, Volkswagen, fue la protagonista del escándalo apodado diéselgate. Entre 2007 y 2015, la compañía vendió más de 10 millones de automóviles con un sistema fraudulento de prueba de emisiones, resultando en multas millonarias para VW y los ejecutivos responsables, además de numerosas detenciones. Matthias Müller fue destituido como presidente mundial de VW y como estratega de Porsche.

Poco antes de la renuncia de Müller a Porsche, los investigadores hicieron una redada en la sede de Porsche para resolver sospechas de que tres ejecutivos de Porsche estuvieron vinculados con el escándalo de las emisiones y eran investigados por "fraude y publicidad ilegal en relación con la manipulación del sistema de control de emisiones de vehículos diésel".

Además del diéselgate, ha pesado en la decisión la prohibición en algunas partes de Alemania de los coches diésel de cierta edad. En ese sentido, Porsche trabaja en su primer coche de lujo totalmente eléctrico con el respaldo de una inversión multimillonaria.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad