Serhs cree que el independentismo beneficia al turismo catalán

stop

DEBATE SOBERANISTA

El presidente de Serhs, Ramón Bagó. ED

19 de noviembre de 2013 (21:05 CET)

"Los que dicen que la independencia lo arruinará todo, a ver si se callan de una puñetera vez". El presidente del grupo Serhs, Ramon Bagó, no se ha mordido la lengua para hablar del debate nacionalista. El empresario catalán ha asegurado este martes que el sector turístico catalán marcha viento en popa desde que el independentismo está en el eje del debate público.

Bagó ha destacado que en los últimos meses las cifras de pasajeros del Aeropuerto de El Prat han mejorado y se han anunciado importantes inversiones, como la compra de la Torre Agbar por parte de Emin Capital para convertirla en un hotel de lujo. El empresario, vinculado a CiU --(fue alcalde de Calella y director general de Turisme, entre otros cargos)-- ha indicado que las cosas no van tan bien en el resto de España. Para ello, ha puesto como ejemplo el aeropuerto de Barajas, que languidece junto a la crisis de Iberia. "Yo les diría a la gente de Madrid que pidan la independencia", ha sentenciado.

Comentarios históricos


El presidente de Serhs ha afirmado que la historia y la identidad diferenciada de Cataluña respecto al resto de España se debería potenciar como elemento atrayente para turistas interesados por la cultura, como es el caso de los rusos. "Estaría bien que les hiciéramos saber que están en Cataluña, y que somos un país diferente, con una lengua y una historia", ha manifestado.

No es la primera vez que Bagó se pronuncia de esta forma. Cuando fue presidente del Salón Internacional de Turismo de Catalunya en el año 2008 aseguró que los catalanes no deberían viajar “disfrazados” de españoles. También sugirió que España debería montar su stand en la zona de países extranjeros, además de otras polémicas.

Cambio de rumbo

No obstante, fuentes empresariales apuntan que el empresario no siempre defendió estas tesis. Todo lo contrario. Así, recuerdan que no apoyó en primera instancia la marca turística catalana para competir en el extranjero ya que no la conocía nadie y, por tanto, lo inteligente y práctico era ir bajo la marca España.

Bagó también ha estado sumido en otras polémicas pero de índole empresarial. Su nombre estuvo muy presente en la comisión de la sanidad catalana, donde se analizaron varias supuestas irregularidades en contratos de la administración pública que beneficiaron a su empresa. Además, la Fiscalía Provincial investiga varias de esas situaciones anómalas en la contratación pública a raíz de un informe presentado por la Oficina Antifraude de Catalunya.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad