Un empleado de una feria de comercio arregla una Ducati Multistrada 1200.  EFE/Jan Woitas

Volkswagen busca a la desesperada deshacerse de Ducati

stop

El fabricante alemán abre la puerta a “una venta, una fusión o una alianza con otra marca” para la firma de motos italiana

Barcelona, 23 de agosto de 2018 (11:34 CET)

Hace sólo seis años pareció una buena idea: que el mayor fabricante de coches de Europa expandiera sus tentáculos al sector de las dos ruedas. Volkswagen Group adquirió Ducati por 860 millones de euros, una operación que no tuvo los resultados esperados. El grupo de automoción puso a la venta la firma italiana en el pasado para pagar los gastos del diéselgate. No lo logró, y ahora vuelve a la carga.

En una entrevista concedida al alemán Handelsblatt, el consejero delegado de Volkswagen, Herbert Diess, lamenta que los coches “tienen pocas sinergias con las motocicletas”. “Ducati necesita un plan de futuro para posicionarse en algún segmento”, añadió con los ojos puestos en el vehículo eléctrico.

Por ello, desde la matriz de Seat no ven claro el encaje de la marca en el ecosistema del grupo germano. “No tiene sentido mantener a Ducati sólo para tener un icono de motocicletas dentro del conglomerado”, señala. La solución: “La venta”. Eso sí, sin descartar otras opciones como una fusión o una alianza con otra compañía.

Los números de la compañía se comprimieron desde la adquisición en 2012. Si cuando se incorporó a la órbita de Volkswagen vendía 42.000 motos, que generaban unos ingresos de de 480 millones y un beneficio operativo de 93 millones, en 2017 puso en la carretera hasta 55.871 vehículos, que reportaron unos ingresos de 736 millones y un beneficio operativo de 51 millones.

La venta de Ducati viene de lejos

Las declaraciones de Diess no son la primera muestra de que al fabricante alemán no le interesa Ducati. A mediados del año pasado arrancó un proceso ordenado de venta por un precio mínimo de 1.500 millones de euros, casi el doble de lo que pagó hace más de un lustro. No obstante, se detuvo en diciembre ante las protestas de los sindicatos.

La firma recibió hasta cinco ofertas, una de la familia Benetton --primer accionista de Atlantia--. Visto el interés, la cúpula de Volkswagen vuelve a la carga. "Tenemos que pensar la mejor manera para hacer estas cosas", explica. Por el momento, el comité de empresa ya está avisado. "Al final es de interés común crear empleos seguros", zanja-

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad