BBVA y el Sabadell suspenden la fusión

Ambos bancos comunican que han dado por terminadas las negociaciones sin acuerdo. El Sabadell no habría aceptado el canje ofrecido por BBVA

BBVA y Banc Sabadell no se fusionarán. Ambos bancos han informado a la CNMV este viernes a primera hora que han dado por finalizadas las negociaciones sin acuerdo.

En un escueto comunicado remitido al regulador antes de las 7 de la mañana, las entidades revelaban el rápido desenlace: “BBVA comunica que las conversaciones en relación con una potencial operación de fusión con el Banco de Sabadell han concluido sin que se haya llegado a un acuerdo”.

El Sabadell, por su parte, tomó la decisión este jueves en un consejo de administración ordinario que, a priori, no tenía que entrar en la fusión, según explicaron fuentes cercanas al consejo. Los consejos para aprobarla se esperaban en diciembre.

BBVA y el Sabadell, noviazgo fugaz

Las negociaciones se iniciaron hace solo 11 días y, aunque parecía que el reparto de sillas empezaba a estar claro –Carlos Torres seguiría como presidente y Josep Oliu sería vicepresidente–, la ecuación de canje y la prima que ofrecía BBVA por el Sabadell, la cuestión más importante, estaba todavía pendiente.

A los pocos días del anuncio del inicio de las conversaciones formales, el consejero delegado de BBVA, Onur Genç, ya echó agua al vino al asegurar que el Sabadell era solo una de las opciones que barajaba el banco de origen vasco.

Desde entonces, el hermetismo desde ambas entidades ha sido máximo, hasta el punto de que apenas se dio importancia a unos consejos de administración, los de este jueves, que se producían en plenas negociaciones.

El Sabadell, disconforme con el precio de la operación

Fuentes cercanas a las negociaciones han explicado a Economía Digital que lo que ha provocado la ruptura de las conversaciones ha sido la ecuación de canje. Sin concretar las cifras, han asegurado que el precio ofrecido por BBVA al Sabadell no ha convencido a Oliu y Guardiola.

Se esperaba que el banco ganador de la fusión ofreciera una prima a los accionistas de la entidad pequeña, pues estaba destinada a desaparecer, tanto su marca como parte de su estructura. Es la lógica que han seguido Caixabank y Bankia, por coger el ejemplo más reciente.

Pero esta prima no habría sido suficientemente atractiva para que los directivos del Sabadell considerasen que otorgaba al banco su valor real y que merecía la pena para los accionistas. Siempre repitieron, ambas entidades, que harían lo que generase más valor para sus accionistas.

El Sabadell remontó algo en bolsa tras el anuncio de posible fusión con BBVA, pero antes de ello, su valor en el mercado había caído un 70% en lo que llevamos de año. Pero la crisis del coronavirus solo fue la puntilla, pues llevaba ya dos años de descensos.

Fuentes cercanas a BBVA han confirmado que los motivos han sido “cuestiones económicas” pero no solo respecto a la ecuación de canje sino en un sentido más amplio, aunque no han podido concretar más.