Dos de cada tres empleos no se recuperarán el año que viene

El paro en España roza los cuatro millones de parados y las previsiones no invitan al optimismo debido al fin de los ERTE

A falta de los datos que se ofrezcan a principios de 2021, el panorama en el mapa del empleo en España es desolador. Según los datos ofrecidos por el Ministerio de Seguridad Social, Inclusión y Migraciones, en nuestro país hay más de 3,8 millones de parados sin contar diciembre.

Pero, a pesar de que el Gobierno ha dicho por activa y por pasiva que se recuperarán los niveles pre coronavirus el año que viene, las principales instituciones económicas como el Banco de España o Funcas contemplan un horizonte de tres o cuatro años para volver a tener unas cifras similares a las que nuestro sistema de empleo tenía antes de que se decretara el estado de alarma. 

En esta línea, Asempleo cree que la economía española destruirá este año 600.000 empleos. Esta no es la peor noticia puesto que la institución prevé que en 2021 se recuperarán tan solo 200.000 puestos de trabajo. Es decir, que dos de cada tres trabajadores que han dejado de trabajar no lo harán en los próximos doce meses.

El impacto de los ERTE

“El mercado de trabajo español ha conseguido amortiguar de manera muy eficaz una caída sin precedentes en el PIB. Tanto los ERTE como las medidas de apoyo a empresas y trabajadores explican parte de esta mayor resiliencia”, destaca el presidente de Asempleo, Andreu Cruañas.

Aunque 2021 volverá a estar marcado por la situación sanitaria, Cruañas afirma que las perspectivas para la economía española son de “clara recuperación”.

“La creación de empleo y el paro reflejarán este inicio de recuperación de la economía, pero probablemente lo hagan con menor ímpetu dado el perfil del impacto que han sufrido durante 2020. En particular, habrá que seguir el proceso de reabsorción de los 750.000 trabajadores que todavía están bajo un ERTE”, precisa.

Una tasa de paro disparada

Las cifras de paro de otras autoridades económicas tampoco le dan la razón al Ejecutivo de Pedro Sánchez. Por ejemplo, Funcas asevera que la tasa de desempleo en España se elevará hasta el 18,1%. La CEOE, que mantiene varios frentes abiertos con el Gobierno por la subida del salario mínimo o la aprobación de los ERTE, cree que la tasa subirá hasra el 18,2%.

Peor aún es la previsión que maneja el Centro de Estudios de Economía de Madrid (dependiente de la Universidad Juan Carlos I), que estima una tasa de paro del 18,6% en 2021, y la del Instituto de Estudios Económicos (IEE), que la eleva hasta el 18,8%. Y a todos ellos se suma el Banco de España, que calcula que en el peor de los escenarios la tasa de paro podría dispararse hasta el 22%.

Pendientes de los ERTE

Los ERTE han sido un mecanismo que ha salvado centenares de miles de empleos. Lo ha dicho el Gobierno y lo ha refutado la Comisión Europea o el Banco Central Europeo quienes  sostienen que gracias a los expedientes de regulación de empleo se ha podido sostener el sistema laboral en España. 

Según José Luis Escrivá, ministro de Seguridad Social, Inclusión y Migraciones, el Gobierno espera que se cierre el año con un total de 700.000 personas en esta situación, con una reducción del 30% respecto al inicio de la pandemia.

El titular de la cartera, también adelantó este martes que el sistema laboral ha reabsorbido a 120.000 personas que han salido de los expedientes de regulación, si bien reconoce un aumento de unos 180.000 desde noviembre a principios de diciembre por el cierre de muchas actividades.

El claro ejemplo es el turismo español cuenta con 284.000 afiliados menos que el año pasado y más de 400.000 trabajadores en ERTE, según los datos que maneja Exceltur, patronal del sector en España.

Desbordamiento en las oficinas

En relación a los ERTE, los trabajadores del SEPE han recalcado que las oficinas siguen colapsadas desde finales de septiembre, momento en el que se inició la segunda oleada de coronavirus en España.

Tal y como viene contando este medio, se están acumulando demoras de hasta tres meses en la resolución de los trámites de las prestaciones por la avalancha de solicitudes.

Los sindicatos han dicho en muchas ocasiones que es necesario un refuerzo de la plantilla para hacer frente a la carga de trabajo. Los trabajadores del SEPE denunciaron a este medio que la nueva oleada de ERTE ha provocado que las oficinas estén cerca de vivir “volumen de trabajo similares a los de marzo y abril”.

España se prepara para los ERE

Pero lo que más temen los expertos es que los ERTE acaben derivando en ERE. De hecho, grandes empresas ya han empezado a anunciar Expedientes de Regulación de Empleo (ERE), es decir, despidos masivos. El Banco Santander ha puesto sobre la mesa el despido de 4.000 personas y Alcoa o Indra suman otro millar.

Ibercaja, Aernnova, Airbus, Gestamp, Coca-Cola, Acciona, Roche Farma y ACS también han planteado ERE en sus plantillas. Unidad Editorial y Carrefour Viajes han sido de las últimas en sumarse a esta opción. Si se tienen en cuenta las cifras que manejan todas las compañías mencionadas, el número de despidos roza los 9.000.