Escrivá defiende al Banco de España de los ataques de Podemos

Apoya subir el SMI, avanza la aprobación inmediata de desincentivos contra la rotación de contratos y estima 150.000 nuevos empleos en junio

El ministro de Inclusión, Seguridad Social y Miraciones, José Luis Escrivá, durante su intervención en el pleno del Congreso. EFE/Chema Moya

El ministro de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, José Luis Escrivá, durante su intervención en el pleno del Congreso. EFE/Chema Moya

El ministro de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, José Luis Escrivá, ha salido este jueves en defensa del gobernador del Banco de España, Pablo Hernández de Cos, y del propio organismo supervisor tras los ataques recibidos por parte de Unidas Podemos por su informe sobre el impacto de la subida del Salario Mínimo Interprofesional (SMI) en el que apuntaba a una menor creación de empleo por la subida del 22%, hasta 900 euros, en 2019. 

Esrivá ha sido tajante al afirmar que “no hay que correr a gorrazos a nadie” y ha pedido “respeto extremo” para instituciones como el Banco de España, ya que cree que hay que “reforzar” precisamente las instituciones, especialmente si es “tan importante” y con un “papel fundamental” con “tantas funciones” como el organismo supervisor. 

El ministro ha censurado así, en una entrevista en Antena 3 recogida por Economía Digital, las palabras del diputado de Podemos, Rafael Mayoral, quien el pasado martes tachó en el Congreso de “impresentable” al gobernador del Banco de España y aseguró que, por ello, habría que “correrlo a gorrazos” por atacar de manera salvaje los derechos de la gente más vulnerable. 

El Ministerio de Trabajo reabrió la semana pasada el debate sobre la conveniencia o no de subir el SMI este año, congelado desde enero ante la falta de consenso en el Gobierno, al avanzar que anunciará en estos días si acomete o no la subida una vez el grupo de expertos designado para definir la estructura salarial hasta 2023 elabore su dictamen final, si bien el debate se ha intensificado a raíz de la publicación del informe del Banco de España sobe el impacto que tuvo el alza del 22% en 2019. 

El informe del organismo supervisor estima que la subida del SMI de 2019 redujo entre 6 y 11 puntos porcentuales el empleo entre los beneficiarios del SMI, lo que podría haber supuesto la pérdida de entre 70.000 y 170.000 empleos, si bien hablaba de que afectó (en positivo) al 10% de trabajadores, en torno a 1,6 millones de beneficiados y contribuyó en términos de “equidad”. 

La publicación del informe despertó de nuevo los recelos y las críticas de Unidas Podemos, a pesar de que la vicepresidenta tercera y ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, sostuvo que el informe no hablaba de “destrucción de empleo” y celebró que sí hablase en cambio por primera vez de equidad.  

Defiende subir el SMI: tiene “efectos pequeños” sobre el empleo

Escrivá, que tiene una excedencia en el cuerpo de economistas del servicio de estudios del Banco de España, ha defendido al organismo y ha aclarado que el documento publicado por el Banco de España es un ‘paper’ y por tanto de “carácter personal, no vinculan al Banco de España”, al ser “la opinión de los que lo escriben, no del organismo”. 

Por ello, ha pedido diferenciar los documentos del trabajo de las declaraciones del gobernador o los informes del organismo y, en todo caso, ha explicado que el informe está “lleno de matices” y no se fundamenta tanto en la destrucción de empleo como en la probabilidad de encontrar un nuevo puesto tras el alza del SMI. 

Más allá de este estudio, ha apuntado que otros “muchos” concluyen que la subida “extraordinariamente alta” del 22% como la de 2019 tiene “efectos pequeños sobre el empleo”, si bien ha defendido que el SMI es un mecanismo de redistribución de renta “muy potente”. 

“España tiene un problema dramático de redistribución de renta”, ha alertado, apuntando que se trata del país de Europa con unas rentas “más dispares”, sobre todo en las de menor nivel. 

Desincentivos contra la rotación de contratos 

Por otra parte, Escrivá ha anunciado que su Ministerio está “a punto” de aprobar desincentivos adicionales para combatir la elevada rotación de contratos en el mercado laboral, tal y como figuraba en el Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia. 

La intención es instaurar una penalización creciente en función del número de bajas de cotización en un determinado periodo de tiempo ante las “espeluznantes” cifras que reflejan 27 millones de bajas a la Seguridad Social al año, de las que una de cada cinco son contratos de un día y tres de cada cinco a contratos de menos de un mes. 

El titular de la Seguridad Social ha indicado que hay que acabar con la temporalidad y combatir la “cultura de rotación extraordinaria”, para lo que se aprobarán desincentivos, aunque sobre los cambios más profundos propuestos por la vicepresidenta tercera, Yolanda Díaz, ha indicado que aún hay que proceder a su negociación. 

Quedan 470.000 trabajadores en ERTE y habrá 150.000 nuevos afiliados en junio 

El ministro también ha cuantificado en 10.000 trabajadores el abandono diario medio de los expedientes de regulación temporal de empleo (ERTE) desde el inicio de junio, el triple que el nivel de entre 3.000 y 4.000 trabajadores diarios menos en un ERTE que se registró en mayo. El Gobierno aprobó hace dos semanas la prórroga de los ERTE hasta el 30 de septiembre con mayores incentivos a la reincorporación.

De esta forma, estima en 470.000 el número de trabajadores que siguen bajo un ERTE, siendo España el segundo país de Europa tras Holanda que encabeza la activación de trabajadores en ERTE. 

También ha subrayado que las afiliaciones a la Seguridad Social marchan “extraordinariamente bien”, ya que tras los 45.000 nuevos ocupados de mayo en junio se sobrepasarán los 150.000 nuevos cotizantes. De estos, 50.000 pertenecen al sector de la hostelería y el resto a los demás. 

La reforma de pensiones, “inminente” 

En lo referido a la reforma de las pensiones, de nuevo ha vuelto a asegurar que el primer paquete será aprobado de forma ”inminente”, ya que el compromiso con Europa es que ese primer paquete de modernización y reforzamiento de las pensiones esté aprobado a final de año. 

En este momento las últimas negociaciones versan sobre el factor de sostenibilidad, ya que los sindicatos exigen que se cumpla lo acordado y se derogue este año, mientras que el Ministerio dilucida en recoger el compromiso en la reforma pero no derogarlo hasta el próximo año, según señalan a Economía Digital en fuentes del diálogo social. 

Las partes habían hablado previamente que se consensuaría un nuevo factor de sostenibilidad en un plazo máximo de un año una vez se derogase el actual de la reforma de 2013 del Gobierno de Mariano Rajoy, que dejaría el factor de sostenibilidad del Gobierno de Zapatero hasta que se aprobase el nuevo pactado. Escrivá ha resaltado que los principios del acuerdo están consensuados pero ahora se aborda la “letra pequeña”

“Podemos no tuvo discrepancias en la reforma eléctrica” 

También ha aprovechado para aclarar, en un nuevo desencuentro entre las facciones del Gobierno formado por PSOE y Unidas Podemos, que cuando se discutió el nuevo sistema de la luz en la Comisión Delegada de Asuntos Económicos desde Unidas Podemos no se objetaron discrepancias sobre los detalles técnicos, a pesar de que ahora la formación morada pida adelantar el horario valle a las 22 horas de la noche. 

En cualquier caso, ha defendido que se trata de un cambio normativo “muy deseable” y considera que a veces se generan polémicas “innecesarias”, pues se trata de una reforma “muy bien diseñada para incentivar el ahorro y que haya mayor estabilidad”.

“La gran mayoría va a ver un efecto de ahorro medio claro”, ha aseverado.