La herramienta que te permite saber si es mejor comprar o alquilar una casa

La regla aconseja comprar utilidad y alquilar lujo para evitar arrepentimientos financieros

Comprar una casa supone disponer de una cantidad de ahorros significativos para hacer frente a la entrada y tener una situación personal de ingresos estables para pagar la cuota mensual de la hipoteca y demás gastos que conlleva una vivienda en propiedad. Es una inversión a largo plazo, por lo que necesita reflexión y asumir que habrá endeudamiento durante años.

Alquilar un inmueble o una habitación implica menos riesgos, ya que se paga mes a mes en efectivo, pero la rentabilidad de ese alquiler que se paga es nula, ya que existen pocas posibilidades de construir un patrimonio. Si quieres saber si es mejor comprar una casa o alquilarla, llega la regla de inversión inmobiliaria conocida como BURL, es decir, «compra utilidad, alquila lujo», para evitar arrepentimientos financieros.

¿Utilidad o lujo?

Según explica idealista, esta regla recomendada por el inversor inmobiliario Sam Dogen define utilidad como «algo que se necesita absolutamente, con muy poco espacio sin utilizar» mientras que el lujo es algo que va más allá de lo que necesitas «como un tercer dormitorio vacío, una enorme terraza y un patio con piscina».

BURL te ayuda a ver que el verdadero coste de vivir en una casa propia no es solo el dinero que te has gastado para vivir en ella, sino también el coste de oportunidad de no alquilarla a precio de mercado. Además, Dogen recomienda que si eres propietario desde hace tiempo, analices cuánto podría costar el alquiler de tu casa en el mercado actual para, si compensa, mudarte a otra más «utilitaria».

No comprar por más de 100 veces el alquiler mensual

Si tienes el dinero para el pago inicial de una vivienda de lujo y quieres evitar el despilfarro económico, compra y vive en esta propiedad solo si estarías dispuesto a pagar su alquiler de mercado.

Por el contrario, si quieres vivir en una casa de alto standing, pero no tienes dinero para el pago inicial, puedes estar tranquilo como inquilino sabiendo que estás obteniendo un mejor rendimiento por esta vivienda alquilada que si la hubieras comprado.

«Los inversores inmobiliarios inteligentes no suelen pagar más de 100 veces el alquiler mensual para comprar una propiedad», afirma Dogen. Aunque puede ser más difícil seguir la regla de inversión inmobiliaria de BURL en ciudades caras.