Un juzgado de Barcelona investiga el robo de cable que afecta a Rodalies

El robo de cables de cobre el domingo paralizó el servicio de Rodalies y afectó la movilidad en el día de las elecciones catalanas

Formación de Rodalies en Montserrat. Foto Germán Saavedra Rojas

Recibe nuestra newsletter diaria

O síguenos en nuestro  canal de Whatsapp

El juzgado de instrucción número 8 de Cerdanyola del Vallès (Barcelona) ha iniciado investigaciones luego de que Adif presentara una denuncia por el robo de cable que causó la interrupción del servicio de Rodalies el domingo pasado, coincidiendo con las elecciones autonómicas catalanas.

Según lo reportado por el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC), la jueza ha solicitado a los Mossos d’Esquadra un informe para determinar el lugar exacto del incidente y así establecer quién tiene jurisdicción sobre el caso.

El ministro de Transportes y Movilidad Sostenible, Óscar Puente, declaró el lunes que Adif presentaría la denuncia, ya que el Gobierno considera que «estos hechos son delictivos, dolosos e intencionados» y, por lo tanto, «deben ser investigados con urgencia».

«Debemos esclarecer quién está detrás de estos hechos, quién ha tomado estas acciones que, en el caso específico del día de ayer, han alterado el evento democrático más importante que puede ocurrir en una democracia, que es el día de una votación», señaló.

En ese sentido, cuestionó «qué está sucediendo en Cataluña» con los incidentes en los Rodalies y admitió que, en el caso específico del domingo, «no sabemos si es sabotaje, pero no podemos descartarlo». «No afirmo que haya sabotaje, pero no lo puedo descartar», enfatizó.

Además, el ministro denunció que los «actos vandálicos sufridos en la red de Rodalies de Cataluña» el domingo tendrán un costo estimado de aproximadamente 15 millones de euros y que «vamos a tardar dos meses en volver a la normalidad».

Los graves daños de esta incidencia en las instalaciones ferroviarias de Rodalies, tanto en la bifurcación Moncada como en la bifurcación Glòries, se deben al cortocircuito del cable de alimentación de 3.300 voltios sobre cables de telecomunicaciones e instalaciones de seguridad.

Recibe nuestra newsletter diaria

O síguenos en nuestro  canal de Whatsapp