Patrocinado por

Áreas pierde 138 millones en España por la crisis turística

El operador se dejó más de la mitad de los ingresos en 2020 debido al peso del negocio de los aeropuertos. Según Moody’s, los resultados no se recuperarán hasta 2023

Una imagen de un restaurante de la marca Como, operado por Áreas.

El desplome del tráfico aéreo no solo afectó a las aerolíneas. Con los aeropuertos vacíos, sus restaurantes apenas pudieron hacer negocio. Áreas, el principal operador del país, sufrió unas pérdidas de 137,9 millones de euros en 2020 debido al descalabro de las ventas: se dejó el 54% de los ingresos por la fuerte dependencia de la división aeroportuaria. La recuperación no se vislumbra hasta el ejercicio 2023.

La rebaja de la facturación en España –la empresa no presenta sus resultados consolidados– dejó la cifra de negocio en 214,9 millones de euros. El recorte a la mitad de las ventas es inferior a lo que cayó el tráfico aéreo en España. Según datos del gestor aeroportuario Aena, el volumen de pasajeros bajó el 72,4%, lo que se tradujo en 200 millones de viajeros menos que pasaron por los aeropuertos españoles.

Áreas cuenta con 182 establecimientos repartidos por 19 aeródromos españoles. Fueron los principales damnificados de la crisis: la facturación de la división se hundió un 91% con el inicio de la pandemia. El resultado final del ejercicio fue mejor porque el ejercicio fiscal de la compañía comenzó el 1 de octubre de 2019 –y terminó el 30 de septiembre de 2020–, por lo que pudo registrar cinco meses sin los efectos de la pandemia.

En cambio, las áreas de servicio en las autopistas y los restaurantes en estaciones de tren resistieron mejor el impacto de la Covid-19. La caída desde el estallido del virus solo fue del 66%.

La recuperación de Áreas no se espera hasta 2023

Los números de Áreas tardarán años en recuperar niveles prepandemia. Así lo advirtió Moody’s en una nota emitida a mediados de marzo. “El tráfico deprimido de pasajeros por aire hasta al menos 2022 dificultará la recuperación de los puntos de venta de la compañía ubicados en aeropuertos”, avisaba la agencia. “Esto significa que es poco probable que los ingresos y las ganancias vuelvan al nivel del ejercicio que finalizó en septiembre de 2019 antes de 2023, como muy pronto”, zanjaba

El descenso de las ventas no es el único dolor de cabeza para la organización controlada por el fondo PAI Partners. La agencia de calificación advirtió de que la firma todavía quemará efectivo durante entre 12 y 18 meses. Un problema añadido al endeudamiento que tuvo que afrontar para asegurarse liquidez durante los meses más duros de la pandemia.

No obstante, Moody’s también da señales para el optimismo. Para empezar, la diversificación de Áreas: el negocio en las estaciones de tren y áreas de servicio de autopistas se recuperará más rápido que el tráfico aeroportuario.

Además, la compañía consiguió asegurar su liquidez tras obtener 210 millones de euros en préstamos avalados por el estado, tanto el español como el italiano y el francés.