La banca denuncia la ‘excepción española’ con la ley del defensor del cliente de Calviño

La presidenta de la AEB, Alejandra Kindelán critica que esta nueva figura les penaliza "con más tasas" y solo trae "inseguridad jurídica"

La presidenta de la AEV, Alejandra Kindelán.

La presidenta de AEB ha dejado claro este jueves que no está de acuerdo con la figura del defensor del cliente financiero que prevé impulsar el Gobierno para que todas las reclamaciones que actualmente se tramitan en el Banco de España, la Comisión Nacional del Mercado de Valores y la Dirección General de Seguros y Fondos de Pensiones, se centralicen.

«Somos el único país que está creando una autoridad para ello», aseguraba Alejandra Kindelán durante su intervención en el Seminario de la Apie que se celebra esta semana en Cantabria. Al tiempo, recordaba que de momento solo se ha aprobado el anteproyecto de ley, y no poden hacer objeciones hasta que tengan el borrador.

En cuanto a fechas, este miércoles la vicepresidenta Nadia Calviño adelantó que estaría listo antes de que finalice el año. La presidenta de la patronal bancaria, que representa a entidades como Santander, Sabadell o BBVA, criticaba que esta nueva figura les penaliza «con más tasas» y otras características, que a su juicio, solo traen «inseguridad jurídica».

El anteproyecto de ley aprobado en abril para crear una ‘Autoridad Administrativa Independiente de Defensa del Cliente Financiero’ no ha calado muy bien en el sector bancario, que tiene la sensación de que no resulta necesario e incluso temen que la penalización de 250 euros que se les va a cobrar a los bancos por cada reclamación admitida, pueda incentivar a los clientes a poner quejas «porque sí».  

Por otra parte, Kindelán se ha referido al protocolo que firmaron todos los bancos a principio de año, previa exigencia del Gobierno, para mejorar la atención de las personas más mayores y vulnerables. «En el sector hemos acordado muchas métricas», aseguraba. La banca, explicaba, tiene además el compromiso de reportar información a Economía a los seis meses de la firma del protocolo para ver los avances y esperan hacerlo entre julio y septiembre.

Asimismo, la presidenta de la AEB destacaba que están trabajando con el resto de patronales (CECA y UNACC) para facilitar el acceso al efectivo en la España rural. «La idea es que medio millón de personas más puedan tener acceso al efectivo desde sus municipios», indicaba.

El objetivo de la banca no es cubrir este servicio con oficinas físicas, sino hacerlo con las alianzas entre las entidades y Correos, ofreciendo el servicio de ofibuses o instalando cajeros. «La idea es usar todos los agentes que tengan puntos de acceso en el mundo rural», añadía.

El reto de la banca: los criptoactivos

En otro orden de cosas, la patronal bancaria reconocía que actualmente, el mayor reto del sector son los criptoactivos. «La banca no se quiere quedar fuera de esto, pero el reciente crash ha puesto en alza los riesgos que tiene«, revelaba. Por eso estudian cómo pueden dar una mayor protección para estas inversiones.

En España hay más de 60.000 millones de euros invertidos, según los datos aportados por el Banco de España. Lo que supone que, a pesar de los riesgos y el ajustes de mercado, «están aquí para quedarse». Y además, «los clientes lo demandan», por ello piden una respuesta coordinada y regulada.

En Europa están pendiente de que salga adelante la propuesta Mica (markets in crypto-assets), que según Kindelán «debería estar el año que viene» y entre tanto en España, la CNMC ya ha ido adelantando en algunos puntos proteger al consumidor.

Cristina Hidalgo