Coca Cola potenciará la venta de bebidas alcohólicas y café para crecer en Europa

La compañía presidida por Sol Daurella quiere traer las bebidas listas para consumir, populares en Australia, al Viejo Continente

La presidenta de Coca-Cola Europacific Partners, Sol Daurella. EFE/Ballesteros

Las bebidas listas para consumir (RTD, por sus siglas en inglés) que pueden contener té, café o mezclas alcohólicas, son muy populares en el mundo anglosajón, sobre todo en los Estados Unidos y en Australia. En Europa, aún no se han hecho un hueco entre los consumidores, lo que para el sector puede ser un nicho de mercado. O al menos así lo ve Coca Cola Europacific Partners (CCEP), que quiere potenciar el negocio de las bebidas RTD para seguir creciendo en el continente.

Según han debatido los directivos de la compañía en una reciente conferencia con analistas, el mercado de las bebidas podría crecer entre un 4% y un 5% en los próximos tres años. Justamente, son el alcohol listo para beber y el café que podrían ayudar a “respaldar” o “acelerar” este crecimiento, tal como ha explicado el CEO de la empresa, Damian Gammell. Coca Cola calcula que los cafés y los tés podrían incrementar sus ventas en la misma proporción, mientras que las bebidas alcohólicas RTD podrían venderse un 10% más. “Están en una primera etapa de desarrollo, comenzando con el Reino Unido”, ha especificado.

Para poder potenciar estos productos en el Viejo Continente, la embotelladora del famoso refresco presidida por la catalana Sol Daurella va a inspirarse en sus negocios australianos. En 2021, CCEP compró la australiana Coca-Cola Amatil Limited (CCL), lo que la convirtió en la primera embotelladora de la marca en el mundo; además de potenciar su producción y la distribución de café y de bebidas alcohólicas como ron, whisky y tequila.

“Australia es probablemente uno de los mercados de bebidas alcohólicas RTD con el mejor crecimiento per cápita a nivel mundial”, ha matizado el directivo. Gammell ha asegurado que el 18% del consumo de alcohol del país oceánico proviene de este tipo de bebidas, mientras que en Europa solo es el 1%. “Creo que tienes que hacerte la pregunta: ¿cuándo llegará esa tendencia a Europa? ¿Podemos ser parte de ella? Se necesita el poder de las marcas para conseguirlo. No lo teníamos, ahora lo tenemos”, ha concluido.

Una oportunidad

Por ahora, en Europa la única bebida alcohólica que comercializa CCEP es una combinación de agua con gas aromatizada y alcohol llamada Topo Chico, cuyo lanzamiento se vio truncado por el covid. El CEO de la compañía duda que este mercado pueda llegar el nivel de Australia, pero lo considera “una oportunidad”, incluso si consiguen “la mitad” del peso que tiene en el país encabezado por Anthony Albanese. Allí, sus negocios con las bebidas alcohólicas crecieron un 10% hasta setiembre respecto al 2021 gracias a las RTD.

Coca Cola defiende que ha visto suficientes oportunidades en los Países Bajos y en Gran Bretaña para desplegar este sector. De hecho, ya se prepara para el lanzamiento de una mezcla de Jack Daniels y la tradicional Coke, que llegará a los consumidores principios de 2023.

Sobre el café, Daurella espera seguir impulsando el mercado, tras la compra de Costa en 2018. La expansión de estas cafeterías se vio perjudicada por la pandemia, dado que sus ingresos provienen del consumo fuera del hogar. En este caso, quieren expandir las RTD, también potentes en Australia con la marca Grinders. Por ahora, están priorizando regiones como Alemania, Noruega y el Reino Unido, donde la marca Costa es más conocida, aunque esperan prosperar en otros mercados, incluyendo el español.

En el pasado, CCEP ya se adentró en la distribución de licores en Bélgica y tenía cerveceras en Australia, dos líneas de acción que han quedado atrás porque quedaban “lejos de sus capacidades”, según el CEO. “El alcohol listo para beber está cerca de nosotros. Tiene la misma fabricación, los mismos clientes”.

Coca-Cola Europacific Partners ingresó 13.025 millones de euros entre enero y septiembre de este año, unos resultados que reflejan un incremento del 19% en comparación con el mismo periodo del año pasado. Del conjunto de ingresos que la compañía controlada por Sol Daurella ha obtenido durante los nueve primeros meses del año, 4.745 millones de euros han correspondido al tercer trimestre, una cifra que muestra un crecimiento del 20% respecto a 2021. La gran parte de su negocio sigue estando impulsada por la tradicional marca.