Moody’s: El Corte Inglés no recuperará los ingresos previos a la pandemia

La agencia de calificación mantiene la nota de Ba1 a los grandes almacenes, aunque con perspectiva negativa

Un escaparate de productos rebajados en la campaña de verano de El Corte Inglés. EFE/Javier Lizón

A pesar de los esfuerzos para hacer frente al coronavirus, las recientes adquisiciones y el nuevo plan estratégico, El Corte Inglés no recuperará las ventas que tenía antes de la pandemia en un futuro próximo. Así lo cree, Moody’s en su último informe, que augura unos ingresos de 13.769 millones de euros para el ejercicio 2023/2024 frente a los 15.261 cosechados en la campaña 2019/2020.

La agencia de calificación actualizó este lunes la nota de los grandes almacenes que preside Marta Álvarez. La mantuvo en Ba1, en la categoría de ‘bono basura’, con una perspectiva negativa; el mismo estado en el que estaba antes de la última revisión, algo que se valoró de forma positiva dentro de la compañía.

Si bien destacó la solidez de la marca El Corte Inglés y los avances en el comercio online, Moody’s ve inviable una recuperación de los ingresos a medio plazo. El golpe de la pandemia y los nuevos hábitos de consumo harán que los niveles anteriores al coronavirus no regresen, aunque sí habrá un crecimiento desde los 10.432 millones de euros que la organización facturó en el año fiscal 2020/2021 –cerrado el 28 de febrero–.

Las previsiones de la agencia señalan que la cifra de negocio subirá en el ejercicio actual hasta los 11.615 millones. Para la campaña 2022/2023 el dato escalará hasta los 12.915 y ya en la temporada 2023/2024 los ingresos serán de 13.769 millones de euros.

De cara a 2021, las perspectivas son positivas de cara a los centros comerciales, que recobrarán buena parte de lo perdido. Con menor optimismo se ven las restricciones al turismo, que limitarán las ventas a los viajeros internacionales –aproximadamente el 7% del total– y mantendrán en números rojos a Viajes El Corte Inglés, que la semana pasada anunció su fusión con Logitravel.

Moody’s también pone el foco sobre la deuda de El Corte Inglés

“La perspectiva negativa de la nota refleja la incertidumbre en torno a la recuperación de las ventas y las ganancias de El Corte Inglés, así como la capacidad de la empresa para reducir el apalancamiento en los próximos 12-18 meses”, explicó Moody’s en el documento remitido a los mercados.

La recuperación de los ingresos está en entredicho, pero no es el único foco sobre el que se cierne el informe. La agencia de calificación también pone el acento sobre el endeudamiento, que retornó a niveles de 2017 por culpa de las medidas tomadas para hacer frente a la Covid-19. Al cierre del ejercicio, la deuda neta era de 3.811 millones de euros por la concesión de un préstamo avalado por el Instituto de Crédito Oficial (ICO) y la emisión de 600 millones en bonos.

La dirección de El Corte Inglés está bien valorada por su “política financiera conservadora”

Según los cálculos de la firma de análisis, la deuda no podrá pagarse solamente con la recuperación del negocio. La venta de “activos no esenciales” será otra vía. Economía Digital ya avanzó que El Corte Inglés tiene puesto el cartel de se vende a los activos que posee fuera de España. Las desinversiones de activos inmobiliarios, ya sean logísticos o de oficinas, son otras opciones para reducir el apalancamiento.

A pesar de las dificultades, Moody’s valoró de forma positiva la “política financiera conservadora” de la sociedad y la venta de activos inmobiliarios acometida en los últimos ejercicios. Por ello, espera que el consejero delegado, Víctor del Pozo, y su equipo sean capaces de situar la ratio deuda/Ebitda en 4 veces –en la campaña 2020/2021 ni siquiera se puede obtener el dato porque la empresa perdió dinero–.

El golpe de la pandemia fue de 4.800 millones

En el que probablemente fue el año más difícil de su historia, El Corte Inglés vio como las ventas se desplomaban el 31,6% y pasaban de 15.261 millones a 10.432 millones. El golpe fue de 4.800 millones de euros, incluso superior a los 4.400 millones que auguró la agencia de calificación en junio de 2020. Los rebrotes durante la segunda mitad del año motivaron que el impacto de la pandemia fuera incluso mayor al esperado.

Sin embargo, la cifra más llamativa del año fueron las pérdidas de 2.945 millones, provocadas por las provisiones extraordinarias realizadas principalmente por el deterioro del valor de sus inmuebles. Pese a la caída, el gigante de la distribución celebró haber cerrado el año con un Ebitda positivo de 142 millones, un descenso del 88,4% frente a los 1.225 millones cosechados antes de la pandemia.

Carles Huguet