Endesa y Naturgy atribuyen a las nuevas tarifas los retrasos en la factura de la luz

El período de adaptación al nuevo sistema ha provocado demoras de hasta cinco meses en la facturación. No ha sido posible recabar la posición de Iberdrola

El presidente de Endesa, Juan Sánchez-Calero (derecha), y el consejero delegado, José Bogas. EFE

El presidente de Endesa, Juan Sánchez-Calero (derecha), y el consejero delegado, José Bogas. /EFE

Miles de hogares llevan desde junio sin recibir la factura de la luz en plena crisis energética. La Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) está trabajando con las consejerías de consumo de las comunidades autónomas y el propio Gobierno para recabar información sobre estos retrasos. Preguntadas por Economía Digital, las eléctricas Endesa y Naturgy defienden que el principal motivo de la demora es el cambio en la tarifa eléctrica que se produjo a principio del verano. Por otro lado, este periódico no ha logrado una respuesta de Iberdrola al respecto.

El pasado 1 de junio se llevó a cabo un cambio en los peajes de acceso a las redes de transporte y distribución. Es decir, hubo modificaciones en los costes que pagan los consumidores para que la electricidad llegue a los hogares a través de las redes de alta, media y baja tensión, etc. Las compañías eléctricas afirman que el periodo de adaptación al nuevo sistema ha provocado que, en algunos casos, los recibos no llegaran a tiempo a los hogares. Estos retrasos han sido de hasta cinco meses.

«Se han producido incidencias en los sistemas internos por los cambios de peaje, por lo que hemos tenido que remodelar muchos aspectos», explica un portavoz de Endesa. La empresa que capitanea José Bogas no ofrece datos a nivel nacional, pero solo en Aragón admite 14.430 hogares damnificados de junio a septiembre, según la Dirección General de Protección de Consumidores y Usuarios del Gobierno regional.

Un contador de luz. Javier Lizón/EFE

Además de los cambios tarifarios, Endesa también atribuye las demoras a algunas de las medidas que ha llevado a cabo el Ejecutivo de Pedro Sánchez para amortiguar el coste de la electricidad, como la rebaja del IVA, la del impuesto eléctrico, las últimas medidas del bono social o la aplicación del Salario Mínimo Vital (SMI). «Ha habido muchos cambios en el sistema», justifican desde la empresa.

Naturgy contabiliza unos 3.800 clientes afectados

Por su parte, Naturgy explica que el número de clientes afectados se reduce al 0,1%, lo que equivaldría a unos 3.800 consumidores, teniendo en cuenta que la cartera total es de 3,8 millones. «Se trata de retrasos y no de un error en la facturación», justifica la compañía que preside Francisco Reynés. Y en concreto, especifica que son demoras puntuales «tras la adaptación de los sistemas informáticos a los nuevos peajes y cargos».

El problema principal de la compañía tiene su origen en los sistemas informáticos. El nuevo método de facturación genera «bloqueos» a la hora de revisar algunas de las facturas con la nueva estructura de peajes. Y estos «bloqueos» sirven «para garantizar que la facturación es correcta antes de su emisión», explican fuentes de la eléctrica.

Naturgy: «Este retraso no supone ninguna afección económica a los clientes»

Por otro lado, aseguran que no se ha realizado ninguna estimación adicional o diferente a las habituales, razón adicional por la que hay retardos. «Este retraso no supone ninguna afección económica a los clientes: la energía se factura por tramos y fechas y, por lo tanto, las comercializadoras aplican a la energía de cada fecha el precio que tuvieran pactado o fuese de aplicación (en caso del PVPC) en esa fecha con independencia de la fecha de facturación», explican.

No ocurre lo mismo con Endesa. Según las facturas de algunos clientes a las que ha tenido acceso Economía Digital, las estimaciones han supuesto un incremento de hasta 3,5 veces más en comparación con el año anterior.

La factura de una clienta de Endesa se multiplica por 3,5 en un año al recibir una estimación.

“Acabo de recibir todas las facturas desde junio hasta ahora y, todas juntas, suman un importe total de de 3.079 euros, y no me han preguntado si puedo pagar de golpe ese importe”, lamenta un consumidor. Pero desde Endesa aseguran a este medio que aquellos clientes que lo deseen tendrán facilidades para aplazar el pago. De hecho, desde el Gobierno de Aragón instan a la compañía a ofrecer a los consumidores la posibilidad de fraccionar sus facturas en el plazo máximo de dos años.

En concreto, en el caso de este cliente, el precio a pagar por el mismo periodo de tiempo varía desde los 233,47 euros del año anterior hasta los 820,30 de este ejercicio. Al respecto, la eléctrica señala que las estimaciones al alza son «casos puntuales» que serán revisados.

Noelia Tabanera