Ford Almussafes exige a la plantilla un recorte del 10% del sueldo para optar a los coches eléctricos que salvarían la planta

La plantilla se muestra dispuesta a hablar de ajustes a cinco años vista siempre que se garantice la adjudicación de nuevos modelos al centro valenciano

Un operario en la fábrica de Ford en Almussafes (Valencia). EFE

Ford España ya muestra sus cartas en la negociación con la plantilla de la fábrica de Almussafes (Valencia) para lograr un nuevo plan de flexibilidad. El centro valenciano debe lograr un nuevo marco laboral antes del 27 de enero con el que seducir a la cúpula estadounidense del grupo para que le adjudique dos modelos eléctricos que garantizarían su supervivencia más allá de 2025. Y para lograrlo, la dirección pide recortes salariales del 10%, reducción de las vacaciones y ampliaciones de jornada.

El comité de empresa y la directiva mantuvieron este viernes la tercera reunión de un proceso que debe ver la luz la próxima semana. Tras aceptar la subida de sueldo de 2021 vinculada al IPC y que supondrá un incremento de la remuneración de los trabajadores de hasta un 7%, los ejecutivos pretenden apretar las tuercas a los empleados con su sueldo a futuro. Sin una rebaja del 10% será muy difícil conseguir que Detroit, donde está la cúpula de Ford, les otorgue los coches limpios por los que compite con la fábrica de Saarlouis (Alemania).

Pero más allá del recorte salarial exigido, la cúpula de la automovilística presentó otras dos propuestas para el plan que quiere presentar a la matriz. Pretende reducir las vacaciones una semana y ampliar hasta 30 minutos cada turno de trabajo.

El fabricante ya daba algunas pistas de sus exigencias desde hacía días. Entre sus premisas iniciales estaba el adiós a la subida salarial prevista en el convenio colectivo. El texto contemplaba un incremento equivalente al IPC real +0,5 puntos con carácter retroactivo a enero de 2021. Con la inflación existente, el aumento rondaría el 7% además de una paga que rondaría los 2.000 euros para un sueldo de 30.000 euros. 

Tras poner en duda esta medida, la presión sindical hizo que la dirección diese su brazo a torcer y finalmente la subida parece que se da por descontada.

Los sindicatos de Ford «contemplan un acuerdo» vinculado a las adjudicaciones

A pesar de la exigida rebaja salarial, el comité de empresa no cerró las puertas a un acuerdo. Un pacto que sedujera a la cúpula mundial de Ford garantizaría la vida de Almussafes por más de una década. Y los sindicatos de Saarlouis ya se mostraron predispuestos a aceptar recortes con tal de que los dos vehículos eléctricos que están en juego se adjudicasen a Alemania.

En un comunicado, UGT –el sindicato mayoritario– aseguró que «contempla un acuerdo a cuatro o cinco años» pero siempre condicionado a que se otorguen los modelos limpios. «Entonces tendrían más sentido las posibles medidas de flexibilidad, no en estos momentos, cuando caminamos hacia un periodo de dos o tres años de baja producción», añadió.

Existen dudas sobre la viabilidad a medio plazo de los principales productos del centro. Hoy el Ford Kuga es un producto exitoso, pero se esperan caídas de la producción de la furgoneta Transit y el Ford Mondeo desaparecerá. El futuro no parece asegurado una vez termine el ciclo del producto actual, aproximadamente en 2025. Más en un momento en el que el fabricante rediseña la estrategia en Europa y no ha confirmado ninguna inversión en la Península Ibérica

Ante las previsiones de producción, Ford quiere dotarse de medidas para poder hacer frente a la atonía en Almussafes. Por ello, también quiere incluir una bolsa de horas y un corredor de vacaciones en la negociación. 

Carles Huguet