Goirigolzarri (Caixabank) lamenta que el Gobierno no haya pedido ayuda a la banca con los fondos europeos

El directivo pide un papel protagonista de las entidades financieras en el reparto de las ayudas continentales: "Tenemos una enorme capilaridad y hemos demostrado ser capaces de movilizar recursos"

José Ignacio Goirigolzarri, presidente de Caixabank, durante su intervención en el XXVI Encuentro de Economía de S’Agaró. Fundació Olof Palme

La gran banca sospecha que se va a quedar fuera del pastel de los fondos europeos. Cada vez son más las voces que asumen que el sistema financiero no participará en el reparto de los Next Generation EU; el último, José Ignacio Goirigolzarri, presidente de Caixabank. «No se nos ha pedido que ayudemos, nos hemos ofrecido y nos estamos ofreciendo», lamentó el dirigente, que puso palabras a lo que ya es un sentir de todo el sector.

El directivo bilbaíno participó en el XXVI Encuentro de Economía de S’Agaró y trató de reivindicar el papel de la banca en la lucha contra la pandemia. «Debe jugar un papel muy importante en la distribución de los fondos europeos», sostuvo. El dirigente sacó pecho de que el sector consiguió movilizar una cifra equivalente al 14% del Producto Interior Bruto (PIB) en 2020 gracias a los créditos antipandemia avalados por el Instituto de Crédito Oficial (ICO).

«¿Por qué no nos han llamado? Esta pregunta no es para nosotros», rechazó Goirigolzarri cuando se le preguntó por el proceso de reparto de los 140.000 millones que recibirá España de Bruselas. «Estaríamos encantados», insistió. Sin embargo, el Gobierno no contó hasta el momento con el sistema financiero en el plan de distribución.

El presidente de Caixabank exhibió su batería de argumentos para acceder al paquete. «Tenemos una enorme capilaridad, podemos agilizar los procesos de enviar el dinero a las pymes y tenemos el criterio y el conocimiento necesarios para distinguir entre las empresas que son sostenibles y las que no lo son», defendió.

No es la primera vez que el directivo reivindica el papel de la banca con los fondos europeos. En la Reunión anual del Cercle d’Economia celebrada en junio ya aseguró que la banca “puede ayudar con los fondos de recuperación” en España. “Tiene la capacidad para movilizarlos, tiene criterio para valorar las operaciones y la capilaridad necesaria para hacerlos posibles”, señaló ante el auditorio.

La banca pide ser protagonista en el reparto de los fondos europeos

Las palabras de Goirigolzarri van en la misma línea que las ya expresadas por otros dirigentes del sector en las últimas semanas. «El sistema financiero ha perdido la oportunidad de ser parte de este proceso”, lamentó Ana Ribalta, directora de Sostenibilidad en Banc Sabadell en un encuentro organizado por Social Investor.

Como ya explicó Economía Digital, el Ejecutivo no cierra la puerta a las entidades financieras. “Hablamos un plan de enorme dimensión, con muchos tipos de proyectos y distintos ámbitos de actuación, con programas diferentes. En algunos habrá subvenciones, pero en otros será interesante la ayuda de la banca por el volumen de canalización de estos fondos”. 

Desde el Gobierno aseguraban que la banca «tendrá un papel muy importante, pero aún no está definido».

La CNMC ya abrió una investigación a la banca por posibles prácticas anticompetitivas en los créditos avalados por el ICO

Sin embargo, su participación será evidentemente diferente al que desarrollaron con los créditos ICO, ya que ahora el Estado sí tiene el dinero que distribuir. «Con los ICO hubo una muy buena colaboración público-privada», celebró Ribalta en el mismo foro.

No hay que olvidar eso sí que en junio la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) abrió un expediente sancionador contra Caixabank, Banco Santander, Banc Sabadell y Bankia por posibles prácticas anticompetitivas en la comercialización de los créditos antiCovid avalados por el Instituto de Crédito Oficial (ICO).

El regulador investiga si las entidades exigieron vincular distintos productos financieros a la concesión de los préstamos avalados por el ICO para hacer frente a la pandemia. La banca también pudo, según las pesquisas, obligar a reestructurar deudas pendientes con créditos avalados por el Estado.