La marca Bankia morirá en verano

Caixabank y Bankia discuten ahora el encaje organizativo como último paso antes de que la CNMC y el BCE apruebe la fusión

José Ignacio Goirigolzarri, presidente de Bankia

José Ignacio Goirigolzarri, presidente de Bankia. Foto: Bankia

Tras algo más de diez años de vida, la marca Bankia dejará de existir en verano. Esta es la previsión de su presidente, José Ignacio Gorigolzarri, que en menos de dos meses se convertirá en presidente de Caixabank cuando culmine la fusión por absorción con Bankia y nazca el mayor banco de España.

La unión de estas dos entidades, anunciada en septiembre y aprobada por las juntas de accionistas en diciembre, se formalizará este trimestre cuando reciba los plácets de la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) y el Banco Central Europeo (BCE).

Cuando eso pase, Goirigolzarri pasará a ser presidente de Caixabank y Bankia desaparecerá. No será inmediatamente: será entonces cuando se inicie el desmantelamiento de la marca, que se alargará hasta verano.

“Es un proceso que será lento, durará tres o cuatro meses, y terminará hacia el verano”, explicó el futuro presidente del mayor banco del país en la presentación de los resultados de 2020 de Bankia, cuando ganó 230 millones de euros, un 57,6% menos por las provisiones para hacer frente a la crisis de la Covid-19.

Bankia no desvela el futuro de José Sevilla

Tras la presentación, y antes del turno de preguntas, Goirigolzarri ha cortado cualquier intento de saber el papel que tendrá José Sevilla, consejero delegado de Bankia, en la futura Caixabank. El directivo vasco ha asegurado que todavía no está decidido y ha pedido que no se hicieran preguntas acerca de ello pues no iban a recibir respuestas.

“Sabéis muy bien que una fusión es una operación muy delicada, y la organización y el management todavía más. Desde que se anuncia hasta que se cierra, pasan muchos meses –estamos intentando que sean seis meses–. Para cerrarlo bien hay que estar muy concentrado, que la gente no se desenfoque de lo importante, el servicio al cliente”, ha explicado Goirigolzarri.

Por ello, en septiembre pactó con Gonzalo Gortázar, consejero delegado de Caixabank, que hasta enero no empezarían a hablar del encaje de equipos. “Desde el punto de vista organizativo hemos empezado a trabajar hace poco tiempo, por ello no tenemos definida la organización y no queremos hacernos eco de ningún tipo de rumores”, ha añadido.

Goirigolzarri no prevé escollos en la fusión con Caixabank

El cierre de la fusión con Caixabank está previsto oficialmente para finales del primer trimestre del año, pero como explicó Economía Digital, las autorizaciones de la CNMC y el BCE se esperan en breve y, extraoficialmente, las entidades manejan finales de febrero o principios de marzo como fecha prevista del cierre.

Después de que Competencia pidiera más información acerca del futuro de la red de oficinas de Caixabank y Bankia, el presidente de Bankia ha confirmado este jueves que cree que no va a haber más problemas con respecto a las autorizaciones.

“No esperamos restricciones” en la fusión con respecto a la concentración de mercado, “porque si vemos cómo está el sector en otros países europeos, son muy comunes cuotas del 25%” como la que tendrá la futura Caixabank.