Patrocinado por

Nissan aprueba un nuevo plan de bajas para que sus trabajadores busquen otro empleo

La compañía paraliza el anterior paquete de salidas incentivadas que sí daban derecho a la reindustrialización. El divorcio con Acciona limitó el excedente de plantilla

Cientos de trabajadores de Nissan Barcelona en una imagen de archivo. EFE

Nissan da un giro a su política de personal a nueve meses de cerrar la fábrica de Zona Franca (Barcelona). Cuando aprobó la clausura con los sindicatos, la automovilística japonesa negoció un plan de bajas incentivadas para adecuar el volumen de plantilla a sus necesidades. El documento ha quedado guardado en un cajón y se ha sustituido por un nuevo plan que estimule a los empleados a buscar un nuevo empleo.

Fuentes sindicales explican a Economía Digital que el comité de empresa y la compañía aprobaron un nuevo plan de bajas incentivadas que no daba acceso a la futura reindustrialización de la instalación catalana. El acuerdo va dirigido a todo el personal que encuentre otro trabajo y que, de otro modo, no hubiese tenido acceso a indemnización.

Las mismas voces abundan que el paquete incluye el pago de 60 días por año trabajado sin un tope de mensualidades, exactamente las mismas condiciones firmadas en el acuerdo de la reindustrialización.

El pacto original entre Nissan y los sindicatos ya incluía un programa de bajas incentivadas antes del cierre. La principal diferencia: los trabajadores que abandonasen la organización antes de diciembre sí tendrían derecho a ser contratados por el nuevo inquilino de la Zona Franca.

El paquete no se activo; el excedente de plantilla no ha llegado a ser tan alto. Una de las principales razones es el divorcio entre la automovilística y su subcontrata Acciona, que resolvieron su contrato de prestación de servicios en verano. Tras algunos meses de formación, empleados de la compañía japonesa ocuparon los puestos vacantes.

Nissan recorta en la cúpula

El nuevo plan de bajas incentivadas no es la única novedad laboral en Nissan. La automovilística japonesa comunicó este jueves a la plantilla la marcha de la directora de la planta de Zona Franca, Naiara Villanueva. Podría no ser la única: la empresa comunicó que habría más salidas en la cúpula directiva a lo largo de las próximas semanas.

El adiós de Villanueva se enmarca en el recorte de producción constante de la instalación catalana. Con el cierre previsto para diciembre de 2021, la compañía comunicó en febrero que solamente había podido ensamblar 6.000 vehículos en el recinto desde el estallido de la pandemia por culpa del estado de alarma, la huelga de su plantilla y la retirada progresiva de modelos.

Según explican fuentes internas, la dirección también comunicó que a lo largo de las próximas semanas se producirán nuevas salidas entre la dirección que podrían afectar al departamento de Relaciones Institucionales.

Los sindicatos piden una reunión urgente con Frank Torres: “Nos preocupa la salida”

Tras conocer la noticia, el comité de empresa anunció que paralizaba su asistencia a la mesa de seguimiento del expediente de regulación de empleo (ERE) constituida en verano con la empresa. Villanueva era una de las personas clave en la comisión de reindustrialización formada por la empresa, el Ministerio de Industria y la Generalitat de Catalunya. “Nos preocupa especialmente su salida”, señalaron fuentes sindicales.

Además, los representantes de la plantilla solicitaron una “reunión urgente” con Frank Torres, el hombre encargado para pilotar el cierre, que, a su juicio, “debe dar una explicación clara sobre la salida y reafirmar el compromiso de Nissan en la reindustrialización de nuestras fábricas”.