Oughourlian gana un aliado en Prisa para arrinconar definitivamente a Botín

Amber Capital suma a su bloque a su socio en Lagardère

Joseph Oughourlian, presidente de Prisa.

Joseph Oughourlian, presidente de Prisa.

La llegada de Vivendi al corazón de Prisa tiene una lectura en clave de negocio y otra sobre el juego de poderes que hay dentro de la compañía. El grupo de Vincent Bolloré promete dar estabilidad a las decisiones del nuevo presidente, Joseph Oughourlian (Amber Capital), y frenar las acometidas de Banco Santander, quien hasta hace un par de meses tenía mando en plaza.

El 18 de diciembre, la propuesta de cesar a Javier Monzón dibujó por enésima vez dos bloques de accionistas enfrentados. La iniciativa se aprobó por un estrecho margen, porque las fuerzas estuvieron muy igualadas: el 52,2% de la junta apoyó el cese de Monzón, que equivalía a aproximadamente un 44% del capital (el quórum fue del 84,5% de los accionistas).

A un lado quedaron los vencedores: Amber y, sorprendentemente, Telefónica, el nuevo aliado del fondo activista. Al otro lado, los perdedores: Banco Santander, los inversores mexicanos (Carlos Fernández, Roberto Alcántara y Carlos Slim) y la familia Polanco. Y por supuesto el propio Monzón, el hombre de Ana Botín dentro de la compañía.

Las fuentes consultadas por Economía Digital coinciden en apuntar que tras la llegada de Vivendi, el nuevo presidente de Prisa podrá imponer su criterio entre los accionistas. Ya lo hizo anteriormente en el consejo de administración.

A falta de que la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNVM) actualice el estado de los derechos de voto de los accionistas significativos, el equilibrio de fuerzas es el siguiente: Amber sumaría aproximadamente el 46,84% de las acciones junto a sus aliados; Botín no superaría el 30% ni siquiera sumando a su bloque al inversor catarí International Media Group.

La clave: el caso Lagardère 

La alianza entre Oughourlian y Vivendi viene de lejos. Concretamente, de Francia. Allí ambos han unido fuerzas dentro de Lagardère, la compañía que tiene entre sus participadas algunos medios de comunicación, entre ellos las emisoras RFM y Europe 1 y revistas como Paris Match.

Oughourlian (Amber) y Vivendi acudieron a los tribunales franceses por la negativa del consejo de Lagardère, encabezado por Arnaud Lagardère, de celebrar una junta extraordinaria de accionistas.

La intención del fondo activista y la compañía de Vincent Bolloré era remover el consejo y reequilibrarlo con el nombramiento de afines suyos. El motivo: ambos son los grandes accionistas de la compañía, pero Arnauld Lagardère, pese a tener solo un 7% de la compañía, tiene el poder de vetar algunas decisiones.

En un comunicado conjunto, ambas empresas manifestaron que remitirían el no de Lagardère ante el Tribunal Comercial de París. El conflicto se cerró a finales de 2020, con resultado negativo para Amber y Vivendi. La compañía, por tanto, celebrará su junta de accionistas habitual en mayo.