Partners Group mantiene su confianza en Tous pese a la pandemia

El fondo suizo no opta por devaluar su participación en la firma de joyería como si hicieron muchos inversores durante el año pasado

Una franquicia de la firma de joyería Tous. Foto: Wikicommons

Al contrario de lo que hicieron muchas firmas internacionales, el fondo de inversión Partners Group mantuvo su confianza en la firma de joyería Tous. El inversor, propietario del 22,5% de la compañía, no devaluó su participación en la empresa con sede en Manresa (Barcelona) y la mantuvo en 109,2 millones de euros a pesar del impacto de la pandemia, que mantuvo las tiendas cerradas durante buena parte del año pasado.

Según las cuentas anuales depositadas en el Registro Mercantil de Luxemburgo, Partners Group mantuvo la valoración de Tous en el balance a pesar de haberle reportado unas pérdidas de 10,8 millones. “El consejo de administración ha considerado que no había ninguna depreciación de los activos que ostenta la sociedad”, señala el documento presentado ante las autoridades del Gran Ducado.

De este modo, la firma evidencia su confianza en la gestión de la organización que preside Alba Tous y dirige Carlos Soler-Duffo. Tras sufrir el cierre de tiendas por la pandemia durante buena parte del año, Tous cerró 2020 con unas ventas de 318 millones de euros frente a la facturación de 487 millones de la campaña anterior.

Para volver a la senda del crecimiento, la compañía presentó en febrero el nuevo plan estratégico Tous Next “para fortalecer la competitividad y el crecimiento de la organización”.

El lanzamiento de la nueva marca Suot Studio es una de las iniciativas de la nueva hoja de ruta, en el que se cerrarán tiendas y se apostará por el ecommerce, que creció un 72% el año pasado. La firma también decidió revisar su distribución internacional y se limitará a 45 países tras bajar la persiana al 6,4% de las tiendas. Cerró el ejercicio con 703 puntos de venta repartidos por el mundo.Leer más: La Audiencia archiva la denuncia contra Tous por las joyas rellenas

Tous basa su plan en tres ejes: foco en el cliente, digitalización y sostenibilidad

“El proyecto se basa en tres ejes: foco en el cliente y la digitalización, el impulso de la responsabilidad y la sostenibilidad, y la revisión de los procesos para lograr la máxima eficiencia y agilidad”, explicó la compañía en un comunicado.

Los fondos revisan el valor de sus participaciones

El pasado fue un ejercicio en el que muchas compañías internacionales aprovecharon para revisar su participación en compañías españolas. Como explicó Economía Digital, uno de los primeros en hacerlo fue WPP con Mediapro. El gigante audiovisual se vio obligado a devaluar su participación en la compañía española hasta anotarse una rebaja de 256 millones de libras (297 millones de euros al cambio) por sus acciones en la productora.

Lo mismo sucedió con la valoración de Codorníu por parte de Carlyle. CEP IV Bubble, la sociedad a través de la que el fondo posee el 65% de la cavisa, se vio obligada a anotarse unas pérdidas de 47,6 millones al tener que rebajar el valor de la sociedad. Si al cierre de 2019 el porcentaje del vehículo inversor valía 176,8 millones –según las cuentas depositadas en el Registro Mercantil luxemburgués–, a 31 de diciembre de 2020 el precio había caído hasta los 129,2 millones de euros.

Leer más: Codorníu perdió 11 millones en 2020

El vehículo inversor devaluó su participación en otros 47,6 millones, el mismo dato que el agujero final. La coincidencia se debe a que la firma no tiene más actividad que ostentar las acciones de Codorníu.

Una maniobra similar realizó El Corte Inglés, aunque en su caso no fue su accionista internacional. Los grandes almacenes zanjaron la campaña 2020/2021 con unas pérdidas históricas de 2.945 millones de euros principalmente motivadas por la revisión del valor de sus activos, especialmente los inmobiliarios.

Los fondos aprovechan el coronavirus para poner al día la tasación de las empresas en las que participan

La mayor parte del golpe en el resultado llegó por las provisiones realizadas, que alcanzaron los 2.500 millones de euros. La mayor parte, de deteriorar el valor de sus centros comerciales, muchos en números rojos desde hace años. “El coronavirus aceleró la digitalización, por ello hemos deteriorado el valor de los activos que pueden verse más impactados por los nuevos hábitos de compra de los clientes”, justificó la organización.

La operación sirvió para poner al día la tasación de muchos edificios que reclamaban un deterioro contable debido al descenso de sus ventas durante los últimos años, incluso antes de la pandemia.

Carles Huguet