Puig logra un beneficio récord de 465 millones en la antesala de su salida a Bolsa

El grupo de moda y belleza alcanza los mejores resultados de su historia, tras crecer en todos los segmentos y mercados donde opera

Marc Puig, CEO y presidente de Puig. Puig

Marc Puig, CEO y presidente de Puig. Puig

Recibe nuestra newsletter diaria

O síguenos en nuestro  canal de Whatsapp

Puig vuelve a batir todos sus récords con la salida a Bolsa en el horizonte. El grupo catalán de moda, belleza y perfumería alcanzó por tercer año consecutivo los mejores resultados de su historia a cierre de 2023, cuando anotó un beneficio neto de 465 millones de euros.

Según explica en un comunicado, la firma catalana logró impulsar sus ganancias en un 16% respecto a la cifra alcanzada el año anterior, tras una mejora de las ventas a doble dígito en todos los segmentos y mercados donde opera. Concretamente, Puig registró una facturación histórica de 4.304 millones de euros, lo que supone un incremento del 19% respecto a las ventas por un importe de 2.620 millones del ejercicio anterior.

La empresa que explota marcas como Jean Paul Gaultier o Paco Rabanne asegura que esta cifra de ingresos se sitúan «muy por delante» de lo previsto en el plan que la compañía estableció en 2021, cuando se puso como meta superar los 3.000 millones de euros en ventas en 2023. «Gracias al crecimiento alcanzado durante los últimos tres años, por encima del crecimiento del conjunto del mercado de la belleza, Puig ha doblado los ingresos netos de 2020 un año antes de lo planeado y, prácticamente, ha conseguido triplicarlos dos años antes de lo previsto», destaca la compañía en el comunicado.

849 millones de beneficio bruto

Con estas ventas, la compañía alcanzó en 2023 un ebitda de 849 millones de euros, lo que supone un aumento del 33% respecto a 2022 y un margen de ebitda del 20%. Por su parte, la deuda financiera neta creció hasta situarse en 1.196 millones de euros.

“Hemos alcanzado estos extraordinarios resultados gracias a nuestra estrategia, que consiste en construir un portfolio de marcas propias centradas en los productos prestige y ampliando nuestro liderazgo en las fragancias del segmento niche y en el maquillaje y en el cuidado de la piel», destaca Marc Puig, presidente del grupo. El primer ejecutivo de la empresa explica, también, que han reforzado su posición en sus principales mercados y han seguido invirtiendo en «en mercados con un gran potencial de crecimiento para nuestras marcas».

La perfumería y la moda sigue siendo el principal pilar de la corporación, alcanzando unos ingresos de 3.115 millones de euros, una mejora del 17% respecto al año 2022. Destaca el desempeño de Rabanne, que se convirtió en la primera marca de Puig en superar los 1.000 millones de euros en ventas netas, mientras que Jean Paul Gaultier fue la marca de mayor crecimiento de todo el portfolio de la compañía en 2023. Con esta evolución, la empresa con sede en L’Hospitalet de Llobregat (Barcelona) siguió ganando cuota de mercado en 2023 hasta alcanzar el 11% del negocio mundial de distribución de fragancias selectivas.

El segmento de maquillaje registró un incremento de las ventas del 23%, logrando los 773 millones de euros, pasando a representar el 18% del negocio de la empresa, frente al 17% de 2022. La compañía controlada por la familia Puig atribuye este crecimiento a la aceleración registrada en Oriente Medio y Latinoamérica y a la positiva acogida que obtuvo el lanzamiento de la línea de maquillaje de Rabanne.

La dermoestética crece después de varias inversiones

El último segmento, especializado en el cuidado de la piel, se convirtió en la rama del negocio que más creció, con un incremento de las ventas del 31%. Puig explica que este aumento se debe al incremento de la innovación y al desarrollo de nuevos productos. En este sentido, el grupo reforzó este segmento en enero con la adquisición de Dr. Barbara Sturm, cuyo impacto se verá en los resultados del siguiente ejercicio.

Por territorios, en Europa, Oriente Medio y África (EMEA), que aglutina el 54% de las ventas totales con 2.322 millones de euros, Puig registró un incremento del 18% respecto a 2022, pese «a la disrupción global, las tensiones geopolíticas y la inflación». La catalana siguió consolidando su presencia en Europa con un «sólido crecimiento» en el Reino Unido, España y Francia. De hecho, la empresa abrió nuevas oficinas en París y anunció una nueva apertura en Londres, prevista en 2024.

En América, que concentra el 36% de las ventas, la empresa disparó la facturación en un 18% en 2023, impulsado principalmente por Estados Unidos, Brasil y México. En EE. UU., el país número uno para Puig en términos de ventas netas, el crecimiento más significativo se produjo en la categoría de fragancias prestige.

Por último, en Asia, que supuso el 10% de las ventas globales de 2023, Puig registró un incremento del 26% respecto al año anterior, gracias a las inversiones de la empresa en regiones de crecimiento para las marcas de la compañía y de una fuerte presencia en China e India. China, el mercado líder en Asia, registró un crecimiento del 27% en 2023.

La mejora de los resultados llega poco antes de la esperada salida en Bolsa del grupo. Puig nunca ha puesto fecha a su salida al parqué y, de hecho, afirma estar estudiando otras opciones, pero Expansión adelantó recientemente que la empresa ya ha completado el pool bancario para dar el salto al mercado de valores antes de verano.

Recibe nuestra newsletter diaria

O síguenos en nuestro  canal de Whatsapp