El turismo denuncia que solo el 3% de las empresas han accedido a los fondos europeos

Las compañías del sector ponen en duda la “capacidad real de transformación” de los Next Generation en su actividad económica

Vista de la fachada exterior del hotel Pestana CR7 Hotel. EFE/Javier Lizón

Las empresas turísticas suspenden a los Next Generation. Literalmente. Les dan una nota media de 4,6 a su capacidad de incidir en la competitividad del sector, ponen en duda su potencialidad transformadora y lamentan que no llegue a las compañías tras dos años de ejecución de los 3.400 millones de euros aplicados a su actividad económica.

Estas son algunas de las concusiones de una encuesta elaborada por Exceltur, la principal patronal del sector que agrupa empresas como Iberia, Globalia, Meliá o NH. Concretamente, el informe denuncia que solo un 2,7% de los empresarios turísticos españoles han tenido acceso a algún tipo de financiación procedente de los fondos europeos.

Según apunta el documento publicado esta semana, el 87% de las compañías no han sido orientadas para percibir ayudas. De hecho, el 62% ni siquiera conoce el destino de estos recursos en su mercado, y, de entre los que sí saben cómo funcionan, solo el 7% defienden que están bien orientados.

La agrupación empresarial prevé que la “capacidad de transformación esperada” en la aplicación de los fondos europeos sobre el sector turístico español será “muy limitada”, según detalla en el informe. A su parecer, el principal motivo sería no haber contado con la visión empresarial en su diseño y haber primado el reparto masivo entre administraciones públicas para desarrollar proyectos de “escasa capacidad de transformación y muy bajas sinergias y economías de escala interterritoriales”.

En este sentido, los empresarios turísticos critican que se haya primado iniciativas “de escaso alcance”, lo que provoca cierto “desencanto” ante el sector. Según lamentan, los fondos ejecutados hasta ahora se concentran en múltiples proyectos municipales de índole individual, sin una relación “funcional e interterritorial”.

Convocatorias «solapadas»

Sobre el planteamiento y gestión de los fondos por parte del Gobierno, Exceltur considera que ha habido “numerosos solapamientos entre convocatorias, duplicidades y baja coordinación con las dotaciones de recursos y acciones de otros ministerios”. Por ejemplo, los recursos turísticos incluyen ayudas para crear aplicaciones tecnológicas o la instalación de electrogasolineras, dos elementos que la patronal presidida por Gabriel Escarrer y las empresas consultadas creen que se deberían de haber financiado con otras líneas de ayudas.

Por otro lado, uno de los elementos más criticado es el reparto territorial de los fondos. Los empresarios consideran “escasa e inexplicable” la asignación de recursos para los destinos más maduros del sol y playa español, los de mayor contribución económica, con “más retos estructurales y mayores vulnerabilidades competitivas a futuro”. Según sus datos, solo 17 de los 20 principales destinos turísticos españoles, que aglutinan el 37% de la oferta, han recibido fondos, con un presupuesto medio de 7,2 millones de euros. Casi la mitad de los recursos se ha distribuido en destinos de interior, que apenas tiene un 12% de la oferta turística.

El turismo lleva meses pidiendo un Perte para impulsar la recuperación tras la crisis sanitaria, que parece que no llega pese a haberse reunido repetidas veces con el Ministerio de Industria, Comercio y Turismo y con la propia Reyes Maroto. Exigen que sea proporcional a su peso en la economía española, por lo que creen que les tocarían unos 17.500 millones, de los cuales el Gobierno arrimaría 15.000 millones durante los tres primeros años mediante un Perte y después se sumaría una inversión de 2.500 millones de fondos europeos tradicionales, a través del nuevo Marco de Apoyo Comunitario.

El sector propone unas ayudas para transformar los ya mencionados destinos tradicionales, los de sol y playa. El proyecto gira sobre la transformación de 15 localizaciones, entre los que se encuentra la Costa del Sol, la Costa Brava, la Costa Dorada, Costa de Cádiz y la Costa de Castellón, el norte y este de Mallorca, Palma, el sur de Gran Canaria y Tenerife, Ibiza, Lanzarote y Benidorm.