Unicaja y Liberbank redujeron su red de oficinas un 10% antes de anunciar 400 cierres más

El banco malagueño y el asturiano cierran 151 oficinas a las que ahora habrá que sumar las 395 anunciadas en el marco del ERE

El presidente de Unicaja, Manuel Azuaga y el presidente de Liberbank, Manuel Menéndez durante la presentación del proyecto común de fusión.

El presidente de Unicaja, Manuel Azuaga y el presidente de Liberbank, Manuel Menéndez durante la presentación del proyecto común de fusión.

Unicaja (ya con Liberbank integrada) cierra septiembre con una red de 1.371 sucursales, un 10% menos de las que tenían las dos entidades por separado a principio de año. Entre enero y septiembre han cerrado 151 oficinas a las que ahora habrá que sumar las 395 anunciadas en el marco del ERE.  

El número de empleados también desciende hasta los 9.677 según reflejan las cuentas presentadas por la entidad este miércoles, esto son 230 menos que hace nueve meses. En este sentido, Unicaja Banco explica que tanto ellos como Liberbank habían pactado salidas años atrás y estas se están produciendo de manera progresiva. 

En concreto, Liberbank tenía a 730 trabajadores en situación de excedencia pactada compensada que ahora dejarán su empleo de manera definitiva. De hecho, en las cuentas del segundo trimestre ya se provisionaron 143,1 millones para pagar estas salidas.  

Unicaja también había negociado 437 prejubilaciones voluntarias entre 2018 y 2020, y buena parte de estas bajas se están produciendo en 2021. Así, a los 1.513 afectados por el ERE que se está negociando ahora se sumarán las otras 1.167 salidas, lo que hará que en total la plantilla se reduzca en más del 20%.  

En cuanto a las oficinas, Liberbank también había provisionado antes de la fusión otros 22 millones de euros para cerrar sucursales a lo largo de 2021, aunque no especifican una cifra concreta. Desde Unicaja recuerdan que en su caso, todos los años se racionalizan oficinas y este año también lo han hecho, independientemente del ERE.

El banco que preside Manuel Azuaga destaca en sus cuentas que los gastos de reestructuración de plantilla y oficinas se verán reflejados en las del cuarto trimestre, una vez que cierren las negociaciones con los sindicatos. El año pasado adelantó que esta reestructuración de costes costaría unos 500 millones de euros, pero la cifra puede variar en función del acuerdo. 

Precisamente este miércoles, la entidad y la representación laboral empezaron las negociaciones dentro del periodo formal, que se alarga 30 días. Unicaja ha fijado un calendario con siete reuniones y la última será el 2 de diciembre, día previsto para llegar a un acuerdo y cerrar el ERE. 

Las sinergias de la fusión superan los 200 millones 

Unicaja y Liberbank cerraron su fusión legal el pasado mes de julio, creando el quinto banco más grande de nuestro país por volumen de activos. Los clientes de Liberbank no se han visto de momento afectados, las cuentas corrientes y las libretas de ahorro no cambiarán de numeración hasta 2022 y no habrá ningún cambio en la domiciliación de recibos ni en las transferencias.  

En cuanto a los medios de pago, los clientes procedentes de Liberbank han podido seguir operando con sus tarjetas emitidas, por el momento, sin cambios operativos. El conjunto de los 4,5 millones de clientes de Unicaja Banco dispone ahora de una mayor red de cajeros, con una red total de en torno a 2.700 cajeros propios. 

Durante agosto y septiembre han empezado con la integración operativa y comercial, además de la captura de sinergias de costes, explican. Y en este contexto surgen las negociaciones para la reestructuración de plantilla y oficinas. El banco malagueño prevé que las sinergias de costes superen los 210 millones de euros, una cifra más elevada a la anunciada inicialmente.  

Cuando el presidente y el consejero delegado anunciaron el proyecto de fusión en diciembre, comunicaron que las sinergias de costes serían de 153 millones de euros. Ahora, prevén que los costes totales se reduzcan desde los 957 millones a los 770 millones, un 20%.  

Según detallan, el cierre de sucursales ejecutado por Liberbank este año le llevará a ahorrar 153 millones y la salida de empleados (las excedencias pactadas) otros 40 millones. Mientras que los intangibles supondrán un ahorro de 15 millones de euros anuales. A esto habrá que sumar lo que el ahorre la nueva Unicaja en personal y red cuando se cierre el ERE dentro de un mes.