Unos 900 empleados de Unicaja se apuntan al ERE en las primeras dos semanas

A quince días de cerrar el plazo ya se habrían cubierto cerca del 60% de las bajas previstas, ya que el ERE se cerró para 1.513 personas

El presidente de Unicaja, Manuel Azuaga y el presidente de Liberbank, Manuel Menéndez durante la presentación del proyecto común de fusión.

El presidente de Unicaja, Manuel Azuaga y el presidente de Liberbank, Manuel Menéndez.

Casi 900 empleados de Unicaja Banco han solicitado acogerse al ERE en las primeras dos semanas desde que la entidad abriera el plazo de adhesiones. Con esta cifra se cubrirían cerca del 60% de las bajas previstas, si bien, el Expediente se cerró para 1.513 personas.

Sin embargo, no será necesario llegar al 100% para evitar despidos forzosos, ya que los sindicatos acordaron con el banco que si se alcanzan las 1.314 adhesiones voluntarias, se daría por concluido el objetivo. De manera que serían suficiente unas 400 solicitudes más para «cerrar» el ERE, sin conflicto.

El banco malagueño puso a disposición de la plantilla los cálculos relativos a la indemnización que corresponda en función del colectivo de edad al que pertenezca y abrió el plazo de adhesiones el pasado miércoles 15 de diciembre. Este se extenderá hasta el próximo 15 de enero de 2022.

Según lo firmado en el acuerdo del ERE, Unicaja deberá aceptar o rechazar la solicitud de sus trabajadores en los treinta días naturales siguientes a la finalización de este periodo. Así que como tarde, a mediados de febrero, sabrán si se marcharán con el ERE, aunque la salida se produzca meses más tarde. 

En cualquier caso, la entidad debe comunicar a cada afectado con un preaviso mínimo de 30 días de antelación cuando será la fecha de extinción del contrato. La mayoría de salidas se prevén en 2022 pero el plazo de ejecución se extiende hasta diciembre de 2024.

Con el de Unicaja ya son cuatro los ERE que ha puesto en marcha la banca este año, en su caso con motivo de la fusión con Liberbank, entidad que absorbió el pasado mes de julio. Poco antes se cerró el ERE de Banc Sabadell para unas 1.600 personas, el de BBVA para 2.935 trabajadores y el de Caixabank, con motivo de la fusión con Bankia, para 6.452 empleados.

Si se empieza a contar desde noviembre del año pasado, el número de despidos es mucho mayor, pues en la recta final de 2020, el Banco Santander y Banc Sabadell también hicieron ajustes de plantilla. En solo doce meses, se han producido 17.600 salidas, siendo el peor ejercicio en la historia de la banca española.