Vodafone concentra 120M en España con su nuevo negocio de torres

Vantage Towers presenta sus primeros resultados y desvela su cifra de negocio en el mercado nacional

La segregación de las torres móviles es una estrategia repetida en los últimos años por los operadores europeos. Telefónica lo hizo con Telxius para sus activos de dentro y fuera del Viejo Continente, Orange amagó con hacer lo mismo y Vodafone creó Vantage Towers, con el objetivo de sacarla a bolsa.

La filial de activos de infraestructura de Vodafone, que aglutina en torno a 8.800 emplazamientos en España (45.700 en toda Europa), ha descubierto ahora sus cartas por primera vez tras completar el proceso de segregación. Y en España aglutina en torno a 120 millones de euros de facturación en los tres últimos trimestres.

La cifra fue desvelada ayer, lunes, en la presentación para inversores del grupo. Los 120 millones de facturación equivalen a en torno al 17% de los ingresos de todo Vantage, como pronosticó hace un par de meses la agencia de calificación Moody’s en su último informe de seguimiento.

España representa el 17% de los ingresos de Vantage Towers

Así, siguiendo la documentación consultada referida al último trimestre, España sería el segundo país de Vantage, siendo superado únicamente por Alemania en número de emplazamientos (19.400 contra 8.800) e ingresos (357 millones por parte de Alemania).

Sin embargo, el mercado nacional estaría por delante de otros enclaves como Grecia, tercer país, y el resto de plazas europeas que Vantage presenta de manera agregada: Portugal, República Checa, Irlanda, Rumanía y Hungría. Al margen de estos países, la compañía mantiene joint ventures con distintas compañías en Italia (Inwit) y Reino Unido (Cornerstone)

Las torres de Vodafone miran a Europa

Vivek Badrinath, consejero delegado de Vantage Towers, tiene claro que Europa es el territorio idóneo para crecer a base de adquirir infraestructuras de los operadores. En los últimos meses, Cellnex y American Tower, dos players del sector que rivalizan con Vantage, han realizado distintas operaciones de calado en el Viejo Continente.

American Tower compró las torres de Telxius a mitades de enero, en una operación que alcanzó múltiplos récord y supuso un fuerte golpe en el tablero europeo. Cellnex, por su parte, continuó con la política marcada años atrás y cerró acuerdos posteriormente en Países Bajos y Francia. La cotizada española cuenta ya con 120.000 emplazamientos, 75.000 de ellos ya en cartera y el resto en proceso de cierre o despliegues previstos hasta 2028.

Badrinath afirmó ayer que “la oportunidad para el crecimiento en Europa es considerable, a medida que se acelera la expansión de 5G y los operadores de móvil tratan de ampliar sus redes para gestionar el creciente tráfico de datos”.

Las palabras del ejecutivo tienen mucho sentido, especialmente en lo que respecta a la nueva generación de redes. El 5G necesitará apoyarse en una red de infraestructuras todavía mayor que la que existe actualmente, por lo que no será extraño presenciar en los próximos años la construcción e implantación de muchas más torres y antenas en las ciudades españolas.

El negocio de Vantage, hasta el momento, sigue en crecimiento. Facturó 723 millones de euros en los nueve primeros meses de su año fiscal, hasta el pasado 31 de diciembre, y 945 millones de euros durante todo el año natural de 2020 (su ejercicio fiscal, al igual que el de Vodafone, empieza a contar a partir de marzo).

Con todo, la empresa de torres móviles afirma que su rendimiento financiero en los primeros nueve meses del año fiscal 2020-21 “está dentro de las expectativas”. Sus objetivos para el cierre del próximo ejercicio pasan por obtener unos ingresos ajustados de entre 520 y 530 millones de euros.

En su horizonte está la salida a bolsa para poner sus activos en valor. La previsión es que Vantage Towers debute en el parqué de Fráncfort durante la primera mitad de este año 2021.