ABanco Santander, que preside Ana Botín, ha enviado una carta a sus trabajadores para tranquilizarlos. /EFE-JL

El Santander prepara una ampliación de 5.800M para absorber al Popular

stop

El Santander valoraría al Popular en 1.300 millones o menos y prevé un mínimo de 4.000 millones para reforzar su capital

Ismael García Villarejo

Economía Digital

ABanco Santander, que preside Ana Botín, ha enviado una carta a sus trabajadores para tranquilizarlos. /EFE-JL

06 de junio de 2017 (20:11 CET)

Banco Santander sondea al mercado la posibilidad de ampliar capital por 5.800 millones de euros. El dinero servirá para absorber Banco Popular y cubrir los deterioros que provoque la operación, informa Bloomberg. El Santander no comenta la posibilidad, aunque incide en que la decisión de comprar el grupo que preside Emilio Saracho no está tomada. De acudir a los mercados, Ana Botín pediría dinero no sólo para adquirir a su rival, si no también para reforzar las ratios de capital, que se verían afectadas por la absorción.

Distintos cálculos estipulan que, para que el Popular presente el mismo nivel de saneamiento que el Santander, serían necesarios 4.000 millones de euros adicionales. Aproximadamente se contabilizan 20.000 millones de euros en activos improductivos. El Popular tiene fondeados 6.100 millones como capital principal, que sólo suponen una ratio TIER1 del 10%. Estos 4.000 millones de diferencia deberían cubrirse. Economía Digital entiende que el Santander valoraría al Popular en un importe próximo a su actual capitalización bursátil, de 1.300 millones de euros, o incluso menor.

Liquidez extra del BCE

Saracho habría trasladado este martes al Banco Central Europeo (BCE) que el comprador con mayores posibilidades es el Santander, aunque la negociación no está cerrada. Por ello habría pedido créditos adicionales que permitan fortalecer las posiciones de liquidez del Popular. Dicho de otro modo, pretende ganar tiempo para cerrar las opciones de una venta, probablemente, al Santander.

La cantidad, según avanzó Economía Digital este martes, es de 200 millones. Ello bastaría para llegar a finales de junio con un acuerdo o la ruptura del escenario. La siguiente pantalla sería la ampliación de capital, que quedaría condicionada por los cálculos conocidos del Santander.

Pérdidas del 90% para los accionistas

En paralelo, la presión sigue en aumento. Este martes se encadenaron ocho sesiones negras en bolsa. La última caída es de un -6%, lo que implica que los suscriptores de la ampliación de capital que el Popular cursó hace un año habrían perdido prácticamente todo su dinero. Sólo les quedaría un 10% de lo entregado, puesto que las mermas en bolsa rozan ya el -90% desde entonces. 

A ello cabe sumar que Moody's y otras agencias rebajaron el rating del Popular y confirmaron "vigilancia negativa".

La última ampliación de capital que organizó el Santander "levantó" 7.500 millones de euros; por tanto, parece factible que logre los 5.800 millones que busca ahora. La factura de aquella operación en bolsa fue, sin embargo, cara. Las caídas inmediatas se cuentan entre las mayores de la historia del IBEX. En enero de 2015, el banco de Botín perdió el -14,7% en un día.

Fue la primera gran decisión de la actual presidenta, pero disipó todas las dudas sobre la fortaleza del Santander.  

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad