Una mujer con una máscara protectora y usando su teléfono móvil camina por una calle en Beijing, China. Foto: Efe

China avisa del golpe económico: recauda un 21% menos de impuestos

stop

Los ingresos tributarios del gigante asiático descendieron en dos dígitos en enero y febrero por el parón industrial provocado por el coronavirus

Xavier Alegret

Economía Digital

Una mujer con una máscara protectora y usando su teléfono móvil camina por una calle en Beijing, China. Foto: Efe

Barcelona, 25 de marzo de 2020 (08:42 CET)

El mundo se prepara para la que, para muchos, será la peor crisis económica en décadas, pero se hace difícil calcular el impacto que terminará teniendo, pues el golpe del coronavirus en vidas humanas está todavía en ascenso y los expertos no se ponen de acuerdo acerca de cuándo pasará. Varias instituciones se han aventurado ya a lanzar previsiones, pero son muy dispares y poco precisas, aunque ya tenemos algunas pistas.

China, el primer país que sufrió el golpe del Covid-19 en su sociedad y economía, y que está a punto de superarlo –en breve volverá la normalidad a Wuhan, el epicentro del coronavirus–, ya tiene algunas cifras que muestran el torpedo a la economía que supone esta crisis: la recaudación de impuestos cayó más del 20% por el parón productivo.

El gigante asiático ha sacado a la luz sus cifras de ingresos públicos en los dos primeros meses del año, en los que cayeron un 9,9%. Por lo que respecta específicamente a ingresos tributarios, el descenso fue del 11,2%, hasta los 3,1 billones de yuanes (más de 400.000 millones de euros). Pero si nos fijamos específicamente en el mes de mayor impacto del virus en China, febrero, la caída superó el 21%.

Para encontrar un dato peor de la mayor economía asiática en un bimestre hay que remontarse a la crisis financiera de hace una década. Concretamente, a inicios de 2009. Pero no hay datos estadísticos en China –los datos históricos se remontan a 1996– que reflejen una bajada del 21,4% en un solo mes.

La crisis sanitaria provocada por el brote de Covid-19, que ha dejado más de 80.000 infectados y 3.000 muertes en China, obligó al gobierno del país a concentrar sus esfuerzos económicos y políticos en combatir la expansión de la enfermedad. Por ello, incrementó los recursos de su sanidad en casi un 23%. En cambio, el gasto público total cayó un 2,9%, lo que significa que Pequín desatendió otro tipo de necesidades.

El impacto del coronavirus en China y el aviso a Europa

China paró fábricas, cerró bares y restaurantes y puso en pausa una gran parte de su actividad económica en los primeros meses del año, lo que provocó un descenso de la recaudación de impuestos indirectos, sobre el consumo, así como de sociedades y sobre la prioridad. Pero no todo el país paró con la misma intensidad, y en algunas áreas hace ya casi un mes que los obreros están volviendo a las fábricas, por lo que el golpe podría haber sido incluso peor.

El cierre de Wuhan, el confinamiento estricto y los test masivos practicados en la sociedad han logrado que China esté superando el brote con una relativa rapidez, difícil de vislumbrar ahora mismo en países europeos como Italia, que ha vuelto a registrar un aumento de muertes, y España, que todavía no ve venir el pico de contagios. Estas diferencias pueden suponer que la bajada de ingresos sea peor en Europa.

Hemeroteca

Coronavirus China
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad