Consejos para (sobre)vivir con el salario mínimo. En la imagen, unas monedas sobre unas facturas.
stop

Vivir con el salario mínimo es difícil pero se puede si se ahorra dinero aprovechando ofertas y eligiendo buenas tarifas de teléfono y un buen banco

Madrid, 16 de marzo de 2019 (18:00 CET)

El Gobierno de Pedro Sánchez ha subido el salario mínimo interprofesional (SMI) a 900 euros mediante un decreto ley. Una cantidad el 23% superior al anterior SMI. Sin embargo, es muy difícil llegar a fin de mes con esta cantidad, teniendo en cuenta el encarecimiento del coste de la vida

Hay que tener en cuenta que el factor más importante es dónde se resida. No es lo mismo vivir en una gran ciudad, a las afueras o en localidades de menor tamaño. Además, saber que la mayor parte del sueldo se irá seguramente a la vivienda.

Los precios de vivienda y alquiler tienen tendencia ascendente desde hace un tiempo y las ciudades más caras en este sentido son Madrid y Barcelona. De hecho el Fondo Monetario Internacional (FMI) le pidió a España en diciembre control sobre el precio de la vivienda. Te damos algunos consejos para gastar menos:

Gastos prioritarios

-Vivienda. Siempre se estima que lo que se pague por la vivienda (ya sea hipoteca o alquiler) no debería superar un tercio de nuestros ingresos mensuales si pretendemos llegar a fin de mes. Si se vive en una gran ciudad como Madrid, Barcelona y San Sebastián -las más caras en las que vivir- una buena idea es moverse hacia la periferia.

No obstante, hay que tener en cuenta que alejarse del centro de la ciudad puede llevar al aumento del precio del transporte y el tiempo empleado para llegar al trabajo. Otra de las opciones, que es de las más extendidas, es la de compartir piso o poner una de las habitaciones del hogar casa en alquiler para contar con unos ingresos extra. 

-Alimentación. Hacerse la comida en vez de comer fuera también es una buena manera de ahorrar dinero. Sin embargo, no todos los supermercados ofrecen los mismos precios por los productos. De hecho, entre el supermercado más caro y el más barato de España hay hasta 3.000 euros de diferencia al año en la cesta de la compra, según las asociaciones de consumidores.

Comparar precios y aprovecharse de las ofertas es una muy buena manera de ahorrarse unos euros. Por ejemplo Lidl tiene ofertas exclusivas cada lunes, además de sus descuentos en alimentación y productos para el hogar habituales. En los supermercados además son muy recurrentes las ofertas de 2x1 y existen páginas de catálogos en internet donde aparecen las ofertas como Tiendeo y Ofertas Supermercados.

Una buena estrategia es hacer una lista de la compra con lo necesario para no acabar comprando de más y aprovecharse de las marcas blancas, por las que cada vez más apuestan los supermercados (como Hacendado o Alipende) y son de los mismos fabricantes que las grandes marcas.

-Movilidad. Con el salario mínimo es muy difícil mantener un coche. Si se tiene y se puede evitar utilizar, es una buena idea. El precio de la gasolina y el diésel ha aumentado el 9% en lo que va de año. Si es absolutamente indispensable, realizar el trayecto por ejemplo al trabajo con un compañero es una buena opción.

Como alternativas al vehículo propio, además del transporte público, existen otros tipos de movilidad como servicios municipales que permiten alquilar bicicletas por una tarifa anual, como Bicimad (en Madrid), Bicing (en Barcelona) o Servici (Sevilla). Utilizar una bicicleta propia también es una opción si las distancias lo permiten.

Facturas

-Luz. Para ahorrar en la factura de la compañía eléctrica hay que entender que se paga por potencia contratada (gasto fijo) y término energético (es decir, lo que consumimos).

Bajar la potencia que se contrata en medida de lo posible es una buena opción, así como intentar gastar menos con medidas lógicas como apagar las luces cuando no se utilizan o usar bombillas de menor consumo, desenchufar los aparatos, o poner la calefacción o el aire más bajos.

-Telefonía. En esta época el teléfono móvil se considera prácticamente una necesidad. Las operadoras están teniendo una guerra por el low cost por la gran movilidad que hay de cambio de compañía. Así, Lowi (Vodafone) acaba de revisar sus tarifas, el plan más económico es el de 3GB por 6,95 euros al mes.

Yoigo tiene su tarifa más baja a 14 euros al mes por 2GB, pero también incluye 100 minutos de llamadas. También tienen tarifas de bajo coste MásMóvil, Pepephone (que suele utilizar tarifas muy agresivas) y O2. En caso de querer contratar más servicios a parte del móvil es más rentable una tarifa convergente, que aúna todos los servicios en una compañía.

-Cuentas bancarias. Para ahorrarse las comisiones y el coste de mantener la cuenta, existen cuentas de bancos online. Ofrecen menos servicios y se tramitan y manejan desde la web, pero a cambio no cobran comisiones. Como la cuenta online SIN de Liberbank, la Online Go de BBVA o la Cuenta_On de Bankia.

Presupuesto "a cero"

-Trueque. Cuando el presupuesto es cero, todavía quedan opciones. Las páginas de trueque como Truequi para intercambiar productos se ha multiplicado, Además, se han creado redes como Nolotiro donde la gente regala lo que ya no necesita.

-Muestras gratis. A veces los productos mandan muestras gratis a cambio de la opinión de los usuarios, se pueden solicitar en webs como Toluna, Muestras Gratis o LifePoints. Cuantas más reseñas, más productos enviarán. Así se puede ahorrar mucho dinero en productos como detergentes o cosméticos.

-Venta de objetos que no se usan. Es muy fácil deshacerse de objetos que ya no se utilizan y sacarse un dinero a la vez. Además de Ebay, segundamano.es y las páginas tradicionales, existen aplicaciones como Wallapop

-Bancos del tiempo. Son sistemas de intercambio de servicios, conocimientos y cuidados por tiempo. Por ejemplo, se puede cambiar un masaje de una hora por hacer la compra a una persona o ayudar con los deberes. El propio Ayuntamiento de Madrid tiene un servicio de banco del tiempo.

Además, existen otras páginas donde se puede "pagar" con tiempo como BDTonline.

Ocio

Intentar llegar a fin de mes o ahorrar no tiene por qué ser sinónimo de quedarse sin ocio. Es verdad que es complicado realizar actividades que no cuesten dinero, pero las ciudades ofrecen muchos planes que son gratuitos. Hay conciertos con entrada libre, museos gratuitos, shows... Y para el buen tiempo parques, playas y pantanos.

Exposiciones y museos. Por ejemplo, en Barcelona se pueden visitar exposiciones de fotografía en el Palacio de la Virreina de forma gratuita, mientras que en Madrid el Museo Reina Sofia, el Museo del Prado y el Matadero tienen horarios en los que la entrada libre. 

Lectura. Además de ir a la biblioteca, las públicas ahora cuentan con un servicio por el cual se pueden descargar los libros en formato e-book de manera gratuita. También el CSiC ha puesto en su página acceso a la edición electrónica de una selección de su producción editorial.

Descuentos. También se pueden utilizar páginas como Groupon o LetsBonus para encontrar planes más baratos. En el caso del cine, el día del espectador son los miércoles y tienen precio reducido todos los días para colectivos como los jóvenes, familia numerosa y pack familia.

Estar atento de los gastos

Es muy importante saber cuánto dinero se está gastando. Por ejemplo, cuando se utiliza la tarjeta de crédito es muy difícil llevar la cuenta de lo que se gasta en un día, mientras que al pagar con efectivo se tiene una cantidad y se es más consciente de que va quedando menos dinero.

Aún así, existen aplicaciones móviles de finanzas personales que permiten hacer un seguimiento de cuánto dinero se gasta y en qué, como por ejemplo Fintonic. También hay aplicaciones que permiten ahorrar mediante métodos como el redondeo, como Goin, Qapital, Coinscrap, Digit, Jido, Blast, USAA o Arbor.

El método del redondeo funciona del siguiente modo: al comprar un café de 1,2 euros, por ejemplo, la app automáticamente retira 2 euros de la cuenta para saldar el producto y ahorrar los 80 céntimos restantes. También bancos como BBVACoinc Caixabank tienen "huchas virtuales" para ahorrar hasta el 20% de los ingresos.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad