Bankinter no descarta realizar nuevas provisiones tras supender las guías y el dividendo

El coronavirus infecta al banco más rentable de España

stop

Bankinter es el único de los ocho bancos que están en Bolsa cuyas acciones, por poco, aún cotizan por un valor superior al valor en libros

Madrid, 28 de febrero de 2020 (04:55 CET)

La banca puede presumir de ser la única actividad económica que puede verse afectada lo mismo por un descenso brusco del precio del petróleo, el mal de las vacas locas, unas malas previsiones de crecimiento económico dadas a conocer por cualquier organismo internacional o la propagación más o menos descontrolada de una enfermedad como el coronavirus. Las incertidumbres de los inversores acaban siempre repercutiendo negativamente en el valor de sus acciones en bolsa.

Así, no es de extrañar que estén viviendo unos últimos veinticuatro meses para olvidar. Concretamente desde enero de 2018. Bankinter, que por las especiales características de su negocio parecía inmunizado contra todos estos males de nuestro tiempo, se ha contagiado del sector. Arrastrado por el “efecto manada”, la anunciada segregación de Línea Directa después de 25 años caminando de la mano del banco está pasando factura a la cotización de los títulos. Las sesiones de esta semana han llevado su valor de mercado (5.100 millones de euros) a las puertas de su valor en libros, un fenómeno que sólo se ha producido una vez en diez años.   

Ha bastado que los primeros casos de coronavirus llegaran al norte de Italia para que se haya convertido en una marca más del sector, no en la excepción. Porque Bankinter peleaba por evitar que la anunciada salida a bolsa de Línea Directa afectara de la menor manera posible a su cotización como habían pronosticado los analistas. El “spin off” de la compañía aseguradora, que está aún en la órbita del banco había sido interpretado, por el mercado como una pérdida de valor a futuro, teniendo en cuanta que Línea Directa aportó alrededor del 20% de los beneficios del banco en 2019.

Barclays, por ejemplo, era de los que pensaban en diciembre (cuando se anunció la operación) que el valor podría llegar a caer un 14%, desde los 6,64 euros que costaba la acción entonces. ¿Por qué? Por deshacerse de un negocio como el asegurador que proporciona diversificación y rentabilidad. Mediobanca era de la misma opinión. Fidentiis Equity, recogía Europa Press, puso un precio objetivo de 5,8 euros y, por lo tanto, un descenso del 12,7% del precio de los títulos. Bank of America fue algo más comedido respecto a su comportamiento en bolsa, aunque predice que los resultados caerán un 20%.

Ha bastado que el coronavirus llegara al norte de Italia para que Bankinter se haya convertido en una marca más del sector bancario

Había firmas de valores que eran más optimistas y dejaban los precios en los niveles de diciembre e incluso quienes como Exane BNP Paribas, JB Capital Markets o Alantra elevaban el precio de las acciones a entre 7 y 7,35 euros. GVC Gaesco llegó a hablar de una revalorización del 50% y un precio objetivo de 10,2 euros.

La realidad está siendo bastante diferente. Las acciones de Bankinter cotizan en el entorno de los 5,7 euros. Han sufrido una corrección en lo que va de año cercana al 13%, el tercer peor comportamiento de los seis bancos que cotizan en el IBEX. Lo más llamativo, sin embargo, no es eso. El valor bursátil de Bankinter se está acercando peligrosamente a su valor en libros. En los últimos años, el banco que dirige María Dolores Dancausa era el único que cotizaba por encima de su valor en libros. En febrero de 2018, por ejemplo, Bankinter costaba en bolsa dos veces su valor en libros y sus acciones estaban por encima de los 9 euros. A cierre del pasado año, sus acciones cotizaban aún con una prima del 26% sobre el valor en libros.

La consejera delegada de la entidad aseguraba en la presentación de los resultados de 2019, hace apenas un mes, que Bankinter tardaría entre dos y tres años en recuperar los beneficios tras la salida de Línea Directa de su perímetro de consolidación. La junta de accionistas que se celebrará el próximo de 20 de marzo tiene previsto aprobar la operación, que se lleva en el punto 7 del orden del día bajo la denominación de “aprobación de la distribución en especie de la prima de emisión, mediante la entrega a sus accionistas de las acciones de Línea Directa Aseguradora (LDA) condicionada a la obtención de las autorizaciones correspondientes”.

El efecto de Linea Directa en Bankinter

Son varios los analistas que piensan que la salida del perímetro de consolidación del banco de Línea Directa se tiene que dejar sentir en la cotización de las acciones de Bankinter. El 18 de diciembre, cuando el consejo de administración del banco aprobó proponer a la junta de accionistas la operación, Bankinter cotizaba con una prima del 29,1% de su valor en balance. Este “colchón” se ha ido reduciendo hasta el actual 5% y todo parece indicar que, en los próximos días, si las circunstancias no cambian de forma radical, puede desaparecer.

Joaquín Robles, analista de XTB, cree que la caída de la cotización de Bankinter se debe más a la tendencia general de los inversores de reducir la exposición a los valores bancarios que al “spin off” de Línea Directa. En su opinión sacar la aseguradora de Bankinter tiene sentido porque otros sectores están mucho mejor valorados en bolsa que el bancario. Buena prueba de ello es que mientras Bankinter presume de un ROE del 13%, el mayor del sector, Línea Directa obtuvo una rentabilidad sobre recursos propios del 33%. Invertir en LDA comprando acciones de Bankinter no es la mejor forma.

Cotizar por debajo del valor contable no sería un drama. Basta con aplicar la sabiduría popular que en este tipo de casos indica que “mal de muchos, consuelo de todos”. Los bancos llevan mucho tiempo cotizando en bolsa por debajo de su valor contable. Y ahora las diferencias se han agudizado hasta extremos impensables hace sólo unos meses. Liberbank, por ejemplo, está cotizando en el mercado continuo con un descuento del 72% sobre su valor en libros; Sabadell, con un 67%; Unicaja y Bankia, con sendos 63%. Los tres mayores bancos tampoco pueden levantar mucho la cabeza. El mejor, hoy, es Caixabank y sus acciones cotizan un 44% por debajo del “book value”, mejor que BBVA (45,26%) y Santander (50,74%).

Hemeroteca

La Banca Bankinter
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad