El Popular ha seguido la senda de los bancos que han desaparecido. EFE

Los sindicatos del Popular temen perder la mitad de la plantilla

stop

Los sindicatos recuerdan que este junio acaba un ERE que ha supuesto la salida de cerca de 2.600 empleados del Popular, un 20% de la plantilla

Barcelona, 07 de junio de 2017 (13:58 CET)

Banco Popular cuenta en estos momentos con poco más de 10.500 empleados. Este 30 de junio finaliza un ERE que ha supuesto la salida del 20% de la plantilla y, raíz de la compra por parte de Banco Santander, temen una nueva reestructuración que podría afectar a la mitad de sus actuales trabajadores.

Los sindicatos bancarios exigen a las direcciones del Popular y del Santander que informen con urgencia de cómo afectará la operación de compra a sus respectivas plantillas. En un comunicado, el Santander ha tranquilizado a sus trabajadores. El banco de Ana Botín les recuerda que tienen una “experiencia demostrada” en la ejecución de este tipo de operaciones, por lo que “podéis estar seguros de que todas las decisiones que adoptemos tendrán en cuenta el bienestar y los intereses de todas las personas que trabajamos en Santander España”.

Los sindicatos piden más explicaciones. Ignacio Romo, secretario general de CC.OO del Grupo Popular, señala que la afectación dependerá de si el Santander mantiene la identidad y la marca del banco que hasta ahora presidía Emilio Saracho o, en caso contrario, lo integra en su red. En este último caso, temen verse abocados a una nueva reestructuración.

Amenaza de reestructuración

Romo recuerda que este mismo junio finaliza un ERE que ha supuesto la salida de 2.592 empleados, el 20% de la plantilla. Declina hablar de la posibilidad de nuevas reestructuraciones a la espera de que la dirección del Santander ponga sus cartas encima la mesa.

No obstante, otras fuentes tanto de CC.OO como de UGT indican que la compra pone en peligro miles de puestos de trabajo. En el peor de los casos, temen que pueda afectar entre 4.000 y 5.000 empleados, casi la mitad de la actual plantilla del Popular.

Roberto Tornamira, secretario general del sector de banca de UGT, asegura que no aceptarán más recortes de empleo: “no es necesario seguir cortando pelo porque todo está muy rapado”. Recuerda que el Santander y el Popular, que suman unas plantillas de 30.000 personas, han prescindido de más de 5.000, a razón de unas 2.600 por entidad. Insiste en que no aceptarán más regulaciones.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad