Asos se derrumba en bolsa el día que nombra CEO a José Antonio Ramos (ex de Inditex)

La compañía británica de venda de moda online anuncia el nombramiento del español José Antoino Ramos Calamonte como nuevo consejero delegado

Imagen del ecommerce de Asos

Imagen del ecommerce de Asos

Cambios entre los grandes de la moda. La compañía británica Asos, dedicada a la venta de productos de moda online, anunció esta jornada el ascenso del español José Antonio Ramos Calamonte al puesto de consejero delegado. El directivo, ex de Inditex, ocupaba desde 2021 el puesto de director comercial.

La noticia del ascenso se produjo justo en una jornada en la que Asos se derrumba en bolsa, algo que está directamente relacionado con que este jueves, y de forma paralela, anunció una revisión a la baja de sus previsiones para este ejercicio fiscal, que en su caso acaba en agosto, debido a la incertidumbre en los hábitos de compra de los consumidores tras el escenario inflacionario. Al mediodía, Asos iba cayendo más de un 30% en la bolsa de Londres.

Pasado en común con Castellano

La empresa explicó en un comunicado que Calamonte, de 50 años, es un directivo «experimentado en el comercio minorista» con una trayectoria de 18 años en el sector, durante la que ha «liderado la estrategia comercial» de grandes firmas como «Inditex, Esprit, Carrefour España» y la portuguesa Salsa Jeans, desde donde dio el salto a Asos.

En el terreno de la moda, de alguna forma, su trayectoria ha discurrido pareja a la de José María Castellano, quien llegó a ser vicepresidente y consejero delegado de Inditex. El actual presidente de Greenalia abandonó el imperio de los Ortega en 2005. No obstante, coincidió con Ramos brevemente, que ocuparía en Zara el cargo de Projet Manager entre 2004 y 2007. Tras la etapa en el gigante de Arteixo daría el salto a Carrefour, donde ocupó cargos destacados en el área textil.

Posteriormente, volvería a coincidir con Castellano en Esprit, firma alemana que tuvo en cartera a numerosos ex del imperio Inditex, entre ellos a Ramos, que ejerció de jefe de la oficina comercial. Tras su marcha fue nombrado CEO en la portuguesa Salsa, del grupo Sonae.

En la misma nota, Asos confirmó el nombramiento de Jorgen Lindemann como presidente de la multinacional.

El nuevo consejero delegado de Asos recibirá un salario base de algo más de 800.000 euros al cambio, así como una bonificación anual de hasta el 150% del salario. También tendrá derecho a primas por el plan de incentivos que podrían llegar hasta el 250% de su salario.

Miedo a la caída del consumo

El motivo del derrumbe de Asos en bolsa esta jornada no están tan ligado a los cambios en su cúpula, sino al hecho de las incertidumbres que ha mostrado sobre el mercado en la situación actual. La firma asegura que “desde finales de febrero, ha acelerado las ventas impulsada por un sólido desempeño operativo y un aumento en la demanda”, especialmente en Estados Unidos y en Reino Unido. Explica la firma que “aunque las ventas brutas se aceleraron, las ventas netas se vieron afectadas por un aumento significativo en las tasas de devolución en el Reino Unido y Europa hacia final del periodo, lo que refleja las presiones inflacionarias sobre los consumidores, lo que tiene un impacto desproporcionado en la rentabilidad”.

Ante “el comportamiento de compra incierto de los consumidores” la compañía rebajó sus expectativas de crecimiento a cierre de ejercicio a entre un 4 y un 7%. Ahora prevé un beneficio antes de impuestos que oscilará entre los 20 y los 60 millones de libras, frente al anterior rango de entre 110 y 140 millones de libras.