Boom de la eólica marina: tres macroproyectos entre A Coruña y Lugo suman más de 170 molinos

Cobra (ex de ACS) proyecta un parque offshore de 1.000 MW al norte de Estaca de Bares que conectaría a la red a través de las subestaciones de Xove y de Sabón (Arteixo)

Parque eólico marino de Iberdrola

El boom de la eólica marina llega a Galicia con los proyectos de tres parques frente a las costas de A Coruña y Lugo

El Ministerio para la Transición Ecológica destaca la demarcación marina noratlántica, y más concretamente Galicia, como una zona “de alto potencial y de uso preferente para el desarrollo de la eólica marina en España”, un hecho que ha convertido a la comunidad en objeto de deseo de grandes del sector offshore. De momento ya hay tres macroproyectos presentados ante los de Teresa Ribera. El de Iberdrola, el de la alianza entre Bluefloat y Sener y, ahora, el de Cobra (negocio escindido de la gigante de Florentino Pérez, ACS). Los tres planean la construcción de parques en las costas frente a A Coruña y Lugo que, en total, suman más de 170 aerogeneradores.

Se trata, en cualquier caso, de proyectos en fase inicial, una suerte de declaración de intenciones, ya que el Gobierno aún no ha dado luz verde a los POEM, los Planes de Ordenación del Espacio Marítimo, que definirán las zonas en las que puede desarrollarse esta tecnología. Su aprobación es solo el primer paso, pero es necesaria para, posteriormente, llevar a cabo los concursos que definirán el reparto de megavatios y de espacios. El sector espera que la luz verde llegue antes de fin de año.

Detalle del proyecto del parque eólico marino Galwind. Fuente: Cobra

En cualquier caso, la coincidencia de proyectos en el norte de A Coruña y Lugo hace prever una carrera reñida por el reparto de una eólica marina que cuenta con el rechazo del sector pesquero gallego, que cree que impactará de forma negativa en su negocio, aunque también con el visto bueno de la industria del metal, que ve una oportunidad para los próximos años.

De Cedeira a Cariño

Hasta esta semana, el portal de tramitaciones ambientales del ministerio solo había dado publicidad a los documentos iniciales de los proyectos de Iberdrola y de Bluefloat. Como proyectos en fase inicial, y a la espera de la aprobación definitiva de los POEM, están sujetos a cambios. En cualquier caso, los de Sánchez Galán ponen sobre la mesa la construcción de dos parques eólicos de casi 500 megavatios cada uno. El San Cibrao, entre Cabo Ortegal y Estaca de Bares, y el San Brandán, entre Cedeira y Cariño. En total, unos 70 aerogeneradores.

Proyección inicial del parque eólico marino de San Bradán, de Iberdrola

Por su parte, Bluefloat proyecta otro parque eólico marino flotante, el Nordés, en la costa ártabra coruñesa, entre Cedeira y Cariño, con algo más de 500 MW de potencia y con unos 35 aerogeneradores a unos 30 kilómetros de la costa en su primera fase.

Cobra, al norte de Estaca de Bares

A estos dos proyectos se suma ahora el de Cobra. Bajo la denominación de Galwind, la sociedad dependiente Instalaciones y Servicios Moscardó III ha presentado ante los de Teresa Ribera un documento inicial que proyecta un parque eólico marino al norte de Estaca de Bares.

La idea es llegar a los 1.000 MW de potencia –es el de mayor potencia planteada hasta el momento en la comunidad– y levantar un complejo formado, en este caso, por 68 aerogeneradores así como dos subestaciones offshore. La intención de la compañía es que la energía generada sea transportada mediante líneas de evacuación marinas hasta las subestaciones eléctricas terrestres de Red Eléctrica en Xove, en Lugo, y de Sabón, en A Coruña. La línea de evacuación, según el documento inicial, hacia Xove sería de unos 45 kilómetros, mientras que la de Sabón llegaría a los 95 por la pretendida ubicación.

En el documento inicial, consultado por Economía Digital Galicia, Cobra indica que la producción anual estimada, de salir adelante el proyecto en los términos planteados, será de 3.784 gigavatios hora.

Elementos principales de una plataforma flotante y sistema de fondeo. Fuente: Cobra

Se trata también de un parque eólico marino flotante, según indica el documento inicial, que explica que «debido a la profundidad del parque eólico, se planea usar subestructuras flotantes como cimentaciones de las turbinas marinas. Estas se fijarían al fondo marino mediante medio de anclaje de tal forma que se mantendrían posicionadas en sitios fijos preestablecidos de forma permanente».

Los promotores del proyecto minimizan el impacto permanente en el sector pesquero, aunque sí reconocen que “el impacto más significativo durante las fases de obra en mar está relacionado con la actividad pesquera en la zona”. En la construcción del parque y las subestaciones se verían afectados un total de 4.000 hectáreas de caladeros debido a la presencia de los barcos encargados de los trabajos y construcciones así como por la colocación del tendido y protección de los cables.

Primera plataforma experimental en Galicia

La Xunta de Galicia tiene en marcha el Observatorio de la Eólica Marina, una especie de foro de encuentro de los sectores implicados y afectados por la eólica marina y con la representación de las consellerías de Economía, Mar y Medio Ambiente.

Al margen, este jueves, el presidente Rueda anunció que el Ejecutivo gallego impulsará la primera plataforma experimental de eólica marina «que permitirá testear prototipos flotantes y realizar estudios relacionados con el medio marino y la biodiversidad». Estará a 10 kilómetros de Langosteira, en A Coruña, y contará con entre dos y tres aerogeneradores con una potencia de 30 MW.