Ribera defiende ahora a Iberdrola y dice que su eólica marina no afectará a los pescadores

La vicepresidenta tercera avanza que los parques marinos de Iberdrola frente a Cedeira y Cervo serán "flotantes" y tendrán un menor impacto en la actividad pesquera

Sánchez Galán

El presidente de Iberdrola, Ignacio Sánchez Galán, durante la inauguración de un parque eólico marino

La ministra para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico, Teresa Ribera, media en la guerra entre cofradías e Iberdrola por los parques eólicos marinos que la compañía proyecta en la costa gallega. La también vicepresidenta tercera del Gobierno ha destacado durante su visita al municipio coruñés de Culleredo de este jueves que en la eólica marina es “fundamental” trabajar con todos los actores afectados, entre ellos, los pescadores del Cantábrico.

Ribera ha sido cuestionada ante la petición de los pescadores del Cantábrico Noroeste integrados en la plataforma “Manifiesto de Burela” exigiesen sendas reuniones con los ministros de Agricultura y Transición Ecológica para abordar los riesgos que estos parques marinos podrían tener en la actividad pesquera.

«Diálogo intenso»

Sobre este punto, Ribera, que el pasado verano mantuvo una guerra con Iberdrola y el resto de eléctricas a cuenta de es la escalada de la luz y los desembalses de algunas presas, ha subrayado que estos parques «muy probablemente» serán flotantes.

En el caso de cumplirse esta premisa, los parques afectaría menos a los bancos de pesca, según ha defendido Ribera, que aboga por mantener las vías de diálogo abiertas con empresa y marineros. “Creemos que es muy importante trabajar en el terreno con cada uno de los actores”, ha destacado la responsable de Transición Ecológica, que ha reconocido que “hay muchas actividades que tienen lugar en ese espacio”.

“Cuando sacamos a información pública la primera zonificación habíamos mantenido ya un diálogo intenso con los diferentes actores”, ha recordado Ribera.