De la vacuna de Zendal a los geles de Zelnova: los negocios del vicepresidente de Pharma Mar se disparan el año del Covid

Intensificando su producción para fabricar geles hidroalcohólicos y aerosoles virucidas para el hogar, Zelnova Zeltia, presidida por Pedro Fernández Puentes, logró sus mejores resultados en 15 años el ejercicio del Covid

Zelnova Zeltia

Imagen interior de las instalaciones de Zelnova Zeltia en O Porriño

En el terreno de las finanzas, el año del Covid resultó excepcional para Pedro Fernández Puentes. Empresario casi desconocido a nivel mediático, es el presidente del grupo Zendal que, con sede en O Porriño (Pontevedra), alcanzó un acuerdo con la estadounidense Novavax para producir el antígeno de su vacuna contra el Covid (previsiblemente se aprobará a finales de año o principios de 2022 en Europa). El ejecutivo es también vicepresidente de Pharma Mar, la cotizada de José María Fernández de Sousa –su primo– que cerró el año de la pandemia con unas ganancias históricas de 137 millones de euros. Ahora, los datos recientemente remitidos al Registro Mercantil, revelan que el directivo también vio como otra de las patas de su negocio farmacéutico despegaba con la pandemia: Zelnova Zeltia.

En 2019, José María Fernández de Sousa se desprendió de la última de las filiales gallegas de Pharma Mar para centrarse en el negocio oncológico. Se trataba de Zelnova, filial química en su día de la antigua Zeltia y que comercializa productos tan conocidos como el insecticida Kill Paff o los barnices Xylazel. La cotizada vendió la filial por 33,4 millones de euros a las sociedades Allentia Invest y Safoles, las dos, vehículos de inversión de Fernández Puentes.

Las cuentas remitidas al Registro Mercantil revelan que el empresario también logró resultados históricos con esta sociedad. Zelnova Zeltia arrojó un beneficio neto el año de la pandemia de 4,2 millones de euros frente al millón de euros acuñado en 2019. El resultado de explotación, el propio de la actividad de la compañía, fue de 3,7 millones de euros.

Geles hidroalcohólicos en pandemia

La cifra de negocio de la sociedad se disparó desde los 35,8 a los 45,6 millones de euros. Si se tienen en cuenta las ventas de la filial italiana Copyr, participada al 100% por Zelnova, la cifra de negocio superó los 76 millones de euros.

En el informe de gestión que acompaña al balance de Zelnova, los administradores de la compañía indican que, en medio de la pandemia, “la sociedad ha sido capaz de ofrecer una respuesta rápida desde el primer momento, intensificando su capacidad productiva y sus líneas de producción para fabricar productos desinfectantes como geles hidroalcohólicos y productos aerosoles virucidas para el hogar a través de la marca Cooper Protect”.

“Esto ha permitido a Zelnova Zeltia obtener las mejores cifras de ventas y resultados de los últimos 15 años. Durante el ejercicio 2020, el importe neto de la cifra de negocios ha ascendido a 45,6 millones de euros con un crecimiento del 27% sobre el 2019”, destacan. “Todas las líneas estratégicas (insecticidas, limpieza y cuidado personal) han experimentado fuertes crecimientos”, apuntan los gestores de la sociedad, que destacan la situación de Copyr, “que también ha sido extraordinariamente buena”, con unos ingresos de 30,4 millones de euros, un 24% por encima del ejercicio anterior.

Perspectivas positivas

Domiciliada en Milán y participada al 100% por Zelnova, el patrimonio de Copyr ascendía a finales del año pasado a 7,4 millones, con un resultado de 1,5 millones de euros, según se destaca en las cuentas remitidas al Registro Mercantil. Zelnova computó 1,4 millones como ingresos financieros derivados, precisamente, de los dividendos de la firma italiana.

Los administradores de Zelnova, por su parte, propusieron a su junta general de accionistas destinar a dividendos 3,4 millones de los beneficios conseguidos el año de la pandemia,

“Los cambios organizativos y de negocio llevados a cabo en la filial han logrado aumentos de ventas importantes en todas las líneas de negocio y canales. Los precios de las materias primas derivadas del petróleo (butano, disolventes) han mostrado una clara tendencia a la baja, sobre todo en la segunda mitad del año. Por otro lado, la búsqueda activa de proveedores alternativos para otros componentes (vasos, aparatos, etc) ha resultado muy positiva, generándose reducciones de costes que también han contribuido a la importante mejora de resultados”, apuntan.

Las perspectivas de Zelnova son buenas. Tanto, que en febrero de este año, la compañía adquirió a SC Jonhson & Son las marcas Toke y Stira e Amira, “líderes en su categoría dentro del mercado de productos para el cuidado del hogar”. La adquisición, indican en el informe de gestión de las cuentas anuales, “es fruto de la apuesta de la empresa por la diversificación de productos, clave para alcanzar un mayor crecimiento”. Con esta operación, Zelnova logra más presencia en el mercado italiano, así como en el rumano y luso, en donde ya se comercializa esta marca. Además, la firma se encamina hacia los 100 millones de euros de facturación que se ha marcado de objetivo de cara a los próximos 5 años.