De Ricardo Leal a Vicente García: las otras fortunas españolas que acompañan a Amancio Ortega en sus negocios

De Badajoz a Alicante, en sus inversiones en la rama de la energía y dentro de Inditex, el fundador de Zara cuenta entre sus socios a dos grandes patrimonios, abonados en los rankings de millonarios de España

Amancio Ortega, fundador del grupo Inditex, durante la primera jornada del Concurso de Saltos Internacional de A Coruña que se celebra en el Centro Hípico Casas Novas del concello coruñés de Arteixo. EFE/Cabalar

Amancio Ortega, fundador del grupo Inditex, durante la primera jornada del Concurso de Saltos Internacional de A Coruña que se celebra en el Centro Hípico Casas Novas del concello coruñés de Arteixo. EFE/Cabalar

Amancio Ortega es la primera fortuna de España y la número 17 del mundo, según el ranking actualizado a tiempo real de Forbes. Las magnitudes de sus negocios hacen que, necesariamente, en los mismos, sus partners también sean grandes patrimonios. Tanto en el textil como en la energía. El ejemplo más claro se vio esta misma semana. El fundador de Zara se ha aliado con Ricardo Leal, el multimillonario extremeño, a través de Enagás Renovables.

Ortega Gaona retiene un 5% de Enagás Renovable con Pontegadea, su brazo inversor. La filial de los de Antonio Llardén ha creado una sociedad conjunta con Alter Enersun para generar electricidad renovable e hidrógeno en Extremadura. La resultante es Enalter, un vehículo que, ahora, de forma indirecta, une a dos grandes fortunas patrias.

Y es que Alter Enersun es una filial energética de Cristian Lay, el conglomerado empresarial de Ricardo Leal, primera fortuna de Extremadura y el número 60 de la lista Forbes española, con un patrimonio valorado en 450 millones de euros.

No es Leal el único empresario de relumbrón de España que mantiene alianzas empresariales con el padre de Sandra y Marta Ortega. En Valencia, Inditex tiene como socios de excepción a la familia García Peralta, dueños de la mitad de Tempe, la gran zapatería de la multinacional textil. La cabeza visible de la estirpe de empresarios ilicitanos es Vicente García, otro abonado a las listas de grandes fortunas españolas. Las cifras de los respectivos holdings del extremeño y del alicantino así lo evidencian.

Leal y Cristian Lay

Leal es el propietario de Cristian Lay, un grupo que nació siendo una firma de bisutería de lujo en Extremadura. Igual que en el caso de Amancio Ortega, sus negocios se han ido diversificando con los años, tocando el sector químico con Iqoxe, el energético con Gas Extremadura o incluso el siderúrgico, con la reciente compra de Gallardo Balboa.

La historia del grupo se remonta al año 1981 cuando Leal decidió poner en marcha, desde Jerez de los Caballeros (Badajoz), un modelo de negocio que “revolucionaría la economía de la provincia”, explican los administradores de la firma. “Acababa de nacer Cristian Lay, la primera empresa española de venta directa por catálogo”, dicen. Sin embargo, el crecimiento hizo que el grupo industrial CL se constituyese en el año 2014. Hoy en día es un amplio conglomerado de empresas que se aglutinan alrededor de distintas divisiones de negocio: acero, energía, productos para animales, packaging, química y consumo. “Nuestras empresas están distribuidas por todo el territorio, tanto nacional como internacional, con una plantilla de casi 3.000 colaboradores”, apuntan.

Ricardo Leal, quinto por la izquiera, recibe un premio a las personalidades extremeñas más destacadas. Archivo EFE/ Eduardo Palomo

Aunque el grupo de Leal lleva décadas entrelazando un crecimiento imparable, el gran salto en cuanto a cifras lo dio en plena pandemia al hacerse en el verano de 2020 con el grupo siderometalúrgico Gallardo Balboa, en manos del fondo KKR, que aceptó su oferta frente a la de los hermanos Freire Arteta, los propietarios de Megasa, la gran metalúrgica gallega con base de operaciones en Narón.

Gran salto durante la pandemia

El grupo consolidado de Cristian Lay sumaba a finales del pasado año, según las cuentas depositivas ante el Registro Mercantil, activos por valor de 1.355 millones de euros. El patrimonio neto del grupo se estiró el pasado ejercicio de 715 a 819 millones de euros, mientras que la cifra de negocio creció un espectacular 110%: de 711 a 1.499 millones de euros. No obstante, el resultado consolidado cayó más de un 70%, desde los 376 millones de 2020 a los 106 millones de 2021.

Explican los administradores del holding que, en todo caso, estas cifras son un efecto contable por la entrada en el grupo de su adquisición en el terreno de la metalurgia. “La disminución es producida fundamentalmente por el hecho de que la diferencia negativa de consolidación por la incorporación al perímetro en 2020 de Gallardo Balboa en este ejercicio ha pasado a reservas”, explica. “Si se discriminase el hecho anterior, el grupo ha visto incrementada la cifra final habitual de beneficios consolidados”, comentan.

Vicente García y Tempe

Pero al margen de Leal, en el mundo empresarial Ortega Gaona lleva desde hace décadas asociado de forma mucho más directa con otra familia de empresarios de renombre de la Comunidad Valenciana, los García Peralta. Pocos son los socios, al margen de las franquicias, que Inditex mantiene con participación en sus filiales. Sin embargo, Vicente García Torres, el fundador de Tempe, retiene un 50% de las acciones de la gran zapatería del grupo textil (la otra mitad está en manos de la propia compañía).

Presidente de la compañía, en el consejo de administración de la misma también se sienta su mujer y empresaria de renombre, Isabel Peralta. Cada año, la familia de empresarios se embolsa la mitad de los dividendos que genera la sociedad que nutre de calzado y complementos a todas las marcas del imperio de Arteixo.

El pasado ejercicio, Tempe, con base de operaciones en Elche, remontó su facturación, aunque no fue capaz de alcanzar la de 2019, antes de la pandemia. Cerró el ejercicio con unas ventas de 1.305 millones de euros, en 6,7% menos que antes del Covid, pero alcanzó un beneficio de 119 millones de euros, por encima de los 62 millones de 2020 y de los 101 del año anterior. Además, logró su particular récord de distribución, con 106 millones de unidades.

Del mismo modo que Leal y que los Ortega, los García Peralta cuentan con un imperio diversificado, con inversiones que van desde promotoras inmobiliarias a constructoras, el sector de la restauración o el audiovisual. Una parte de sus negocios los canaliza a través del holding Promociones Azarbe.

Promociones Azarbe

Las cuentas depositadas ante el Registro Mercantil indican que a finales del pasado año, Azarbe sumaba activos por valor de 221 millones de euros, mientras que su patrimonio neto se incrementó de 189 a 208 millones de euros. La cifra de negocio del grupo se mantuvo en 2,4 millones de euros pero lo más importante en el balance de esta sociedad está en los ingresos financieros que se anota y que proceden de los dividendos de sus participadas, siendo la joya de la corona su 50% en Tempe. El pasado año alcanzaron los 25,5 millones de euros frente a los 12,2 de 2020, ejercicio en el que Inditex recortó su pago a accionistas por causa de la pandemia.

De esta forma, el pasado ejercicio, el beneficio neto de Promociones Azarbe fue de 19,1 millones de euros frente a los 10,8 millones del año de la pandemia.